Redes sociales y desarrollo

Lev Vygotsky (1896–1934) fue un pedagogo ruso que dividió lo que un aprendiz puede hacer en dos grandes estadios: por un lado, lo que una persona puede hacer de forma independiente; por otra, lo que puede hacer con la ayuda de los demás. A este segundo estadio lo denominó Zona de Desarrollo Próximo y era el estadio donde los profesores, los instructores, los “otros más expertos” (en palabras del propio Vygotsky) tenían que incidir para que el aprendiz pudiera evolucionar, desarrollarse.

El 1998 se reconocía con el premio Nobel de Economía a Amartya Sen (n.1933) “por su contribución a la Economía del Bienestar”. El mundo del desarrollo (en un sentido muy amplio) vio como, con él, se apoyaba de forma bastante explícita que desarrollo no es el que a uno le dejan hacer, sino lo que uno puede hacer, qué es lo que tiene capacidad para hacer. Con Amartya Sen, el desarrollo (personal o colectivo) ya no es sólo una renta per cápita, una mejor salud, o un más elevado nivel educativo, sino qué permiten hacer esta renta, salud o educación; desarrollo es poder hacer, decidir hacer y hacerlo. Desarrollo es empoderamiento.

En los últimos años de esta primera década del s.XXI estamos viviendo la enésima revolución digital, la que se ha venido a denominar Web 2.0 y que ha permitido que la Web no sea sólo un canal unidireccional de comunicación, sino una plataforma donde la producción de contenidos (multimedia) y la manera de difundirlos se ha democratizado hasta el límite. Si añadimos el componente humano, social o comunitario, tenemos las plataformas de las redes sociales que nos permiten, hoy en día, acceder a personas y contenidos de una manera simple y llana cómo nunca antes habíamos sido capaces.

¿Qué relación tienen Lev Vygotsky, la Zona de Desarrollo Próximo, Amartya Sen, las capacidades, y las redes sociales?

Por un lado, y retomando las reflexiones de Graham Attwell del centro de investigación Pontydysgu, las redes sociales, ricas en recursos y ricas en expertos al alcance de la mano, nos permiten poblar la Zona de Desarrollo Próximo de todo aquel que, dentro de las redes sociales, ve una oportunidad educativa, de mejora, de progreso. En esta Zona de Desarrollo Próximo donde antes sólo había el apoyo del profesor, la familia, o algunos amigos, ahora potencialmente convergen, gracias a las redes sociales, incontables recursos y personas que pueden contribuir al desarrollo de una persona.

Por otro lado, y desde un punto de vista de las capacidades de Amartya Sen, estos mismos recursos (contenidos y personas) no son sino herramientas a partir de las cuales la persona puede ser más independiente, empoderarse, ganar en capacidades que le permitan un mayor desarrollo, más libertad: la caja de herramientas para quienes quieren desarrollarse se ha multiplicado de forma considerable.

Que las redes sociales sean, sin embargo, una caja de herramientas para el empoderamiento depende a menudo del punto de partida de cada cual y de los compañeros de viaje. Y eso no habría que perderlo de vista.

Artículo riginalmente publicado en el número 62 (Noviembre 2010) del Diari de la Fundació Catalana de l’Esplai bajo el título Xarxes socials i desenvolupament, y el número 37 (Diciembre 2010) del Diario de Fundación Esplai bajo el título Redes sociales y desarrollo.

Entrada anterior: Contenidos digitales: fomento del producto, del productor o de la producción

Entrada siguiente: Educación y Sociedad de la Información en las Autonómicas Catalanas 2010

4 Comments a “Redes sociales y desarrollo” »

  1. Hoy mismo me encontraba en un instituto con profesores y alumnado de máster de formación de profesorado de secundaria analizando las TIC-TAC y me encuentro con este texto. Uau! Una gustosa lectura educativa del proceso de empoderamiento donde sin duda las redes sociales i la web 2.0 se pueden convertir en mediadores. Pero me quedo con la última frase/cuestión que viene a colación de mi debate en el instituto: habrá buenos compañeros de viaje? Apareceran los buenos mediadores en estos espacios? Me parece que:
    1. Los padres/madres no son nativos digitales y a veces tienen miedo/desconocimiento de los medios tecnológicos.
    2. Empieza el reto del 1 x 1 en la escuela con maestros no nativos digitales y proteccionistas de su conocimiento.
    3. Y me parece que aun desconocemos el alcance de todo este mundo 2.0, 3.0 y lo que se avecina.
    4. Y las generaciones «nativas digitales» aun no han empezado su proceso de empoderamiento por ser muy jóvenes.
    Si la ZDP, como espacio de desarrollo, fué concebida mediante la participación de alguien más competente/capacitado. Como lo haremos para conseguir que las redes sociales sean una buena caja de herramientas para el empoderamiento?

  2. Gil, ¡no tengo ni idea! :P

    La única respuesta es que hay que aprender más rápido que los que están aprendiendo para poder guiarlos en su propio aprendizaje.

    O, si lo prefieres, que al menos seamos capaces de poner de relieve tanto el calado del impacto de las TIC en la sociedad (personas, instituciones, procesos productivos, etc.), así como su potencial para amplificar la acción humana (en positivo… y en negativo).

    Construir buenos mediadores, o compañeros de viaje, empieza por, al menos, saber que hay un camino a andar.

    i.

  3. Uf! Esperaba con interés otro tipo de respuesta más «resolutiva». Tengo mis debates internos… Pero como tengo esperanza en el futuro:
    1. Los primeros homínidos que desarrollaron herramientas lo hicieron de la nada (en términos de recursos técnicos-formativos) y hasta aquí hemos llegado!
    2. Cierto, algunas mentes más adptadas, o sea las que construyen el proceso, aprendieron más rápido y «enseñaron» a los otros (aspecto que ya comentas).
    Así que los que estais pensando, debatiendo o investigando sobre esto sois las mentes expertas que nos conduciran en este «nuevo» camino con las nuevas herramientas (que a la vez han construído estas rutas desconocidas).
    Ánimo pues!

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Responder a Ismael Peña-López

Tu comentario: