ICTlogy Lifestream http://ictlogy.net/lifestream/feed en-us http://blogs.law.harvard.edu/tech/rss Sweetcron ictlogist@ictlogy.net A Theory of Change of citizen participation http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18941 The Theory of Change is a methodology for strategic planning for social change. It is based on a reverse engineering process: once the systemic changes are stated, the process goes backwards to identify what outcomes are related to these systemic changes, what outputs (products, services) lead to these outcomes, and what activities or groups of activities (programmes, resources, etc.) have to be deployed to create these outputs. What follows is a Theory of Change of citizen participation, in which the engagement of citizens in public decision-making is put at the service of some systemic changes and, reversely, can be fostered through some specific programmes. Theory of Change of citizen participation[click to enlarge] The expected impacts, featured on the right side of the scheme above, are:

Efficiency, efficacy and legitimacy of public decisions improves. Populism has decreased in institutions and the public sphere. Citizens understand the complexity of public decision-making. Citizen participation and political engagement clearly shifts towards a technopolitical paradigm.

The first expected outcome is pretty straightforward and is usually the expected outcome of any citizen participation policy. Second and third are, indeed, the two sides of the same coin, and are related with the quality of democracy in particular and social cohesion in general. The last one, more instrumental, aims at embedding technology not as a mere tool, but as the driver of a deep transformation in how people collaborate with each other and with the Administration: from an institution-centred and hierarchy-articulated collaboration to a people-centred and network articulated collaboration; or, in other words, from centralised to distributed decision-making. The Theory of Change ends up with —or begins with, depending on how one sees it— five main programmes:

Programme of citizen participation. Programme of internal participation. Programme of collaboration. Programme of intermediaries, facilitators and infomediaries. Programme of e-participation, e-voting and technopolitics.

The first one is the traditional ones: make citizens participate. The second one aims at transforming institutions with the same philosophy: let public servants and politicians participate, work together, open up to the citizens. The third one is putting together the former two: let us see what happens when participation takes place between the two spheres. The fourth one aims at addressing the “industrial sector” of participation, but with a hint: it is not about the firms that facilitate projects, but about the collectives that do, as increasingly it is the organised civil society that engages itself in this kind of facilitation: data and research journalists, activists, hackers, social movements, etc. Last, the fifth one is an explicit support to participation infrastructures, including technology but also the methodologies that are embedded in these technologies. As this is a draft, a work in progress, comments are more than welcome. Some references on the Theory of Change Anderson, A.A. (2006). The Community Builder’s Approach to Theory of Change. A practical guide to theory development. New York: The Aspen Institute Roundtable on Community Change. Blamey, A. & Mackenzie, M. (2007). “Theories of Change and Realistic Evaluation”. In Evaluation, 13 (4), 439-455. London: SAGE Publications. Brest, P. (2000). “The Power of Theories of Change”. In Stanford Social Innovation Review, Spring 2000, 47-51. Palo Alto: Stanford Center on Philanthropy and Civil Society. Connell, J.P., Kubisch, A.C., Schorr, L.B. & Weiss, C.H. (Eds.) (1995). New approaches to evaluating community initiatives: Concepts, Methods and Contexts. Queenstown: Aspen Institute. Connell, J.P. & Kubisch, A.C. (1998). “Applying a Theory of Change Approach to the Evaluation of Comprehensive Community Initiatives: Progress, Prospects, and Problems”. In Fullbright-Anderson, K., Kubisch, A.C. & Connell, J.P. (Eds.), New approaches to evaluating community initiatives: Theory, measurement, and analysis. Volume 2. Queenstown: Aspen Institute. Retolaza Eguren, Í. (2010). Teoría del cambio. Un enfoque de pensamiento-acción para navegar en la complejidad de los procesos de cambio social. Guatemala: PNUD/Hivos. Rogers, P. (2014). La Teoría del Cambio. Síntesis metodológicas. Sinopsis de la evaluación de impacto nº2. Florencia: UNICEF. Stein, D. & Valters, C. (2012). Understanding Theory of Change in International Development. London: JSRP, The Asia Foundation. Taplin, D.H. & Clark, H. (2012). Theory of Change Basics. A primer on Theory of Change. New York: ActKnowledge. Vogel, I. (2012). Review of the use of ‘Theory of Change’ in international development. London: DFID. This post originally published at ICT4D Blog as A Theory of Change of citizen participation

]]>
Sat, 30 Jun 2018 04:21:00 -0700 http://ictlogy.net/20180630-a-theory-of-change-of-citizen-participation/
Estar a Òmnium, ser Òmnium http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18936 Presentant el projecte de think tank a l’Assemblea General Ordinària d’ Òmnium Cultural del 3 de març de 2018. A finals de 2014 vaig incorporar-me a la Junta Nacional d’Òmnium Cultural. Hi entrava de la mà de la Muriel Casals, a qui li deia obertament que Muriel, jo no soc dels vostres. La seva resposta, tan espontània com sentida, em va fer acceptar a l’acte: precisament la gent que no se sentia partícip del projecte d’Òmnium era la més necessària si es volia que aquest projecte fos de tots. De tots. Omnium. El genitiu d’omnia. De tots. Després la Muriel va deixar el carrer per anar a les institucions, a seguir fent política, i va agafar el seu relleu el Jordi Cuixart al capdavant de l’entitat. Després la Muriel se’n va anar del tot — crec que mai superarem, superaré, del tot aquesta pèrdua, aquesta doble pèrdua: primer la vaig perdre com a professora, on em va marcar per sempre; després com a amiga i activista, on em va marcar per sempre una altra vegada. Després se’n va anar el Jordi Cuixart, a la presó, d’on molts esperem que torni, aviat, si pot ser no massa canviat i, si ha de ser-ho, que sigui per bé. I després, ara, plego jo — incompatibilitats de compromisos personals immediats amb el càrrec a la Junta. Del meu pas per Òmnium, de la meva pròpia aportació vull dir, m’agradaria que fos veritat el que de mi deia el Quico Sallés a un article seu: que soc un dels politòlegs ‘conciliadors’ del sobiranisme. Perquè això és el que he intentat fer: política — en el sentit de gestionar allò col·lectiu — i ser conciliador — d’extrems, de visions paral·leles, se sentiments contraposats. El primer any llarg vaig esforçar-me (sense èxit) a aconseguir que hi hagués un procés constituent o deliberatiu que fes pensar i parlar els ciutadans de Catalunya, entre ells i amb les institucions; i entre tots plegats ho vam acabar canviant per un referèndum (un instrument força diferent). El segon any llarg vaig esforçar-me (amb un èxit parcial) a reivindicar el valor polític, de dret irrenunciable, que la ciutadania es manifesti, també a les urnes; crec que l’exercici de l’1 d’octubre va ser un revulsiu en termes d’emancipació ciutadana, però va ser negatiu en termes de deliberació i de construcció de país (com era d’esperar, i com s’ha demostrat), tot i que segueixo pensant que, en aquell moment, hi havia poques opcions més — les conseqüències ens fan oblidar, sovint, les causes. Els últims mesos he estat esforçant-me (espero que, ara sí, amb èxit) a promoure un gir, tant dins d’Òmnium com fora, que doni més pes a la deliberació (si, una altra vegada la deliberació) i al pensament, no en detriment de l’activisme (més necessari que mai pels drets!) però sí com a complement (o pre-requisit) cada cop més urgent com a eina de cohesió social i de construcció de consensos. Sigui com sigui, la meva aportació ha estat necessàriament petita. Perquè les coses a fer eren i són moltes i profundes, i perquè l’equip d’Òmnium és molt i molt nombrós — un extens univers que transcendeix els càrrecs electes voluntaris i els professionals — i fa de mal dir qui ha fet què. El que a aquestes alçades és important per mi és si he sortit diferent de com vaig entrar. I un bon resum és el següent: vaig acceptar estar a Òmnium i surto essent Òmnium. Quan he tingut l’oportunitat, sempre he dit que Òmnium és l’entitat més plural que té el país. Pot ser que m’equivoqui, però en tot cas és un error de magnitud, no de categoria. A Òmnium — i parlo en particular de la Junta Nacional, però si ho faig extensiu a totes les juntes territorials és encara molt més evident — hi ha gent de dretes i d’esquerres, conservadors i liberals, progressistes i anarquistes, gent que creu que la independència és un fi i gent que creu que és un instrument, gent nacionalista i (sí, sí) gent anti-nacionalista, gent profundament identitària i gent profundament amb pensament de classe, etc. És evident que hi ha sectors que no hi són. I els esforços per a què sentin Òmnium com una entitat útil, també per a ells, són molt grans i, important, creixents. Però una de les coses que m’hauran marcat de la meva estada a Òmnium és que és de tots. I, més important, que aquest és un tret fonamental de l’entitat, sincer, honest, volgut, treballat. I la manera — o maneres — com s’ha aconseguit és un dels aprenentatges més rics que, egoistament, m’enduc i incorporaré a la meva caixa d’eines i la meva manera de fer. I de ser. Ser de tots no està exempt d’inconvenients. Quan tries un camí, se t’acosten companys de viatge que no has triat. I que potser no triaries mai. Però consideres que el fet de compartir camí és el que és realment important. I, si pots, i, si et deixen, i amb tota la humilitat possible, mires d’intentar que el camí, feixuc, sigui més amable per a la resta de viatgers. I, plegats, mirar de sumar. Fa uns anys (molts, ja) vaig llegir El Príncep de Maquiavel. Va ser durant l’època en què vaig haver de començar a prendre decisions (professionals) de vegades complicades. Decisions on (creia jo) importava més amb qui feies les coses que no pas el que feies. La lectura de Maquiavel em va dur a pensar que, sovint, darrere les acusacions de “maquiavèlic!” el que hi ha és maniqueisme (a banda d’una distorsió de la doctrina de Maquiavel, sovint fruit del desconeixement). No tot s’hi val, és cert. Però no és menys cert — o això crec jo — que la puresa ens duu, sovint, a l’immobilisme. Els extrems són, sovint, més lluny del que pensem. I l’àrea de grisos és molt, molt àmplia com per a poder regir-se per un principi cabdal a Òmnium: comencem pel que ens uneix i anem fent; i quan arribem a allò en què estem en desacord, ja ens aturarem a parlar-ne. La realitat és que (1) aconseguir allò que ens uneix és molt difícil i, per tant, sovint no arribem a allò que ens desuneix i (2) en fent coses plegats, anem aprimant i allunyant allò que ens desuneix, pel què sovint tampoc hi acabem arribant. Aquest és un aprenentatge fonamental del funcionament fonamental d’Òmnium. I, si bé el principi no m’era aliè, se m’ha reforçat de manera que crec que s’hauria de prioritzar a tota acció col·lectiva, tant política com social. Això és Òmnium Cultural. Això soc, també, jo. Una mica més que abans. Deixaré d’estar a Òmnium, però difícilment deixaré de ser Òmnium. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como Estar a Òmnium, ser Òmnium

]]>
Fri, 15 Jun 2018 23:31:00 -0700 http://ictlogy.net/sociedadred/20180616-estar-a-omnium-ser-omnium/
Report. Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18935 Study on the Impact of the Internet and Social Media on Youth Participation and Youth work The Directorate-General for Education, Youth, Sport and Culture of the European Commission has just released the Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work, that was coauthored by Francisco Lupiáñez-Villanueva, Alexandra Theben, Federica Porcu and myself. The study analyses 50 good practices and 12 case studies to examine the impact of the internet, social media and new technology on youth participation and look at the role of youth work in supporting young people to develop digital skills and new media literacy. In my opinion, the main result of the study confirms what others have already found and that is increasingly becoming the trend in inclusion and development: top-down approaches only do not work, and bottom-up, grassroots initiatives are necessary for projects to work. In other words, weaving the social tissue has to come first for any kind of community intervention one might want to deploy. The 10 pages of conclusions can more or less be summarised this way:

Socio-economic status is crucial at the individual level and the knowledge gap has to be addressed immediately before social interventions. Enabling the social tissue at the micro level contribute to strengthen the community and thus improve the diagnosis and mobilise social capital. As people act in different communities, weaving networks at the meso level makes sinergies emerge and synchronise multilayer spaces. Skills and training are key at this level. Once the initiatives have begun to scale up, it is necessary to mainstream and institutionalise them at the macro level, which means fixing them in policies and regulation. Quadruple helix of innovation approaches are most recommended. The acquisition of digital skills has to be based on digital empowerment, on a sense of purpose. Digital participation and engagement has to aim at being able to “change the system”, to structural changes, to digital governance. The now mostly deprecated approach of build it and they will come should leave way to an approach in the line of empower them and find them where they gather. That is, to look for extra-institutional ways that young people participate and engage to design your capacity building and intervention scheme.

Abstract: The study examines the impact of the internet, social media and new technology on youth participation and looks at the role of youth work in supporting young people to develop digital skills and new media literacy. It is based on an extensive collection of data, summarised in an inventory of 50 good practices and 12 case studies reflecting the diversity of youth work from across the EU. It confirms that youth work has an important role to play, but more has to be done by policy makers at both EU and national level to respond to the challenges and adapt policies in order to foster engagement and active citizenship of young people. Downloads:

Full report: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Brussels: European Commission.

Executive report: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Executive report. Brussels: European Commission.

Annex 1, Inventory of good practice: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Annex 1, Inventory of good practice. Brussels: European Commission.

Annex 2, Case studies: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Annex 2, Case studies. Brussels: European Commission.

This post originally published at ICT4D Blog as Report. Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work

]]>
Sun, 03 Jun 2018 08:51:00 -0700 http://ictlogy.net/20180603-report-study-on-the-impact-of-the-internet-and-social-media-on-youth-participation-and-youth-work/
De la formación de formadores al aprendizaje de formadores http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18934 Magnetic Fields 15, cortesía de Windell Oskay Siempre que se evalúa el desarrollo de los docentes de los centros educativos aparece la formación de formadores como una cuestión clave. Y es clave, simplificando, en dos ámbitos. Por un lado, como indicador del nivel de actualización competencial del docente, es decir, para su evaluación y acreditación profesional. Por otra, como instrumento para que este docente pueda ampliar su caja de herramientas y aplicarla en su día a día con sus estudiantes. Sin ánimos de entrar a juzgar aquí la eficacia y la eficiencia de las diversas iniciativas que actualmente hay en marcha en materia de formación de formadores, lo que es cierto es que la mayoría de ellas han pivotado en la institucionalidad y en la formación. Por institucionalidad nos referimos a que deben iniciarse y desarrollarse desde determinadas instituciones, programarse con bastante antelación, tener una determinada estructura y duración o carga docente y, sobre todo, ser reconocidas como tales, es decir, como iniciativas de formación de formadores dentro de un determinado esquema de la Administración. Por formación entendemos, precisamente, el alto componente formal de estas iniciativas y que, por construcción, deja fuera un amplísimo abanico de iniciativas y oportunidades de aprendizaje que suceden en los márgenes del sistema establecido de formación de formadores. Hay motivos para que esto sea así y no queremos ahora abrir este espacio para debatirlos. Seguramente estaríamos de acuerdo: garantizar una determinada calidad, evitar fraudes (especialmente económicos), etc. Ahora bien, que queramos velar por estos principios no significa que sólo haya una única manera que nuestros docentes aprendan. Es más, empieza a ser altamente disonante que, mientras afirmamos que se abre una era donde es importante aprender a aprender, donde es esencial aprender a lo largo de la vida, donde debemos dar herramientas a nuestros estudiantes para que sean autónomos en su aprendizaje (presente y futuro), mantengamos como prácticamente única opción a la formación de formadores justo todo lo contrario: iniciativas cerradas, circunscritas a un tiempo y un espacio, y altamente dirigidas, prefabricadas y unidireccionales. Fuera del radar de la formación de formadores tradicionales, muchos educadores comienzan a organizarse en comunidades de práctica y de aprendizaje (virtuales o presenciales); comparten dudas y recursos a sus blogs; participan en edcamps, talleres, webinarios o hackathonas educativos; llevan a cabo proyectos innovadores que abren a la comunidad educativa, y un larguísimo etcétera de ejemplos que empiezan a ser no una excepción, sino una verdadera tendencia que no para de ganar masa crítica. ¿Somos capaces de reconocer y, sobre todo, fomentar este tipo de aprendizaje, de altísimo valor (¡porque no es individual, sino colectivo!), pero que sistemáticamente cae fuera de lo que habitualmente hemos entendido como formación de formadores? Entrada originalmente publicada el 28 de febrero de 2018, bajo el título De la formació de formadors a l’aprenentatge de formadors en Edubaromentre.cat. Todos los artículos publicados en esa revista pueden consultarse en castellano bajo la etiqueta edubarometre. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como De la formación de formadores al aprendizaje de formadores

]]>
Sun, 03 Jun 2018 01:09:00 -0700 http://ictlogy.net/sociedadred/20180603-de-la-formacion-de-formadores-al-aprendizaje-de-formadores/
Report. Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18938 Study on the Impact of the Internet and Social Media on Youth Participation and Youth work The Directorate-General for Education, Youth, Sport and Culture of the European Commission has just released the Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work, that was coauthored by Francisco Lupiáñez-Villanueva, Alexandra Theben, Federica Porcu and myself. The study analyses 50 good practices and 12 case studies to examine the impact of the internet, social media and new technology on youth participation and look at the role of youth work in supporting young people to develop digital skills and new media literacy. In my opinion, the main result of the study confirms what others have already found and that is increasingly becoming the trend in inclusion and development: top-down approaches only do not work, and bottom-up, grassroots initiatives are necessary for projects to work. In other words, weaving the social tissue has to come first for any kind of community intervention one might want to deploy. The 10 pages of conclusions can more or less be summarised this way:

Socio-economic status is crucial at the individual level and the knowledge gap has to be addressed immediately before social interventions. Enabling the social tissue at the micro level contribute to strengthen the community and thus improve the diagnosis and mobilise social capital. As people act in different communities, weaving networks at the meso level makes sinergies emerge and synchronise multilayer spaces. Skills and training are key at this level. Once the initiatives have begun to scale up, it is necessary to mainstream and institutionalise them at the macro level, which means fixing them in policies and regulation. Quadruple helix of innovation approaches are most recommended. The acquisition of digital skills has to be based on digital empowerment, on a sense of purpose. Digital participation and engagement has to aim at being able to “change the system”, to structural changes, to digital governance. The now mostly deprecated approach of build it and they will come should leave way to an approach in the line of empower them and find them where they gather. That is, to look for extra-institutional ways that young people participate and engage to design your capacity building and intervention scheme.

Abstract: The study examines the impact of the internet, social media and new technology on youth participation and looks at the role of youth work in supporting young people to develop digital skills and new media literacy. It is based on an extensive collection of data, summarised in an inventory of 50 good practices and 12 case studies reflecting the diversity of youth work from across the EU. It confirms that youth work has an important role to play, but more has to be done by policy makers at both EU and national level to respond to the challenges and adapt policies in order to foster engagement and active citizenship of young people. Downloads:

Full report: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Brussels: European Commission.

Executive report: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Executive report. Brussels: European Commission.

Annex 1, Inventory of good practice: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Annex 1, Inventory of good practice. Brussels: European Commission.

Annex 2, Case studies: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Annex 2, Case studies. Brussels: European Commission.

This post originally published at ICT4D Blog as Report. Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work

]]>
Sun, 03 Jun 2018 01:07:00 -0700 http://ictlogy.net/20180603-report-study-on-the-impact-of-the-internet-and-social-media-on-youth-participation-and-youth-work-2/
Report. Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18940 Study on the Impact of the Internet and Social Media on Youth Participation and Youth work The Directorate-General for Education, Youth, Sport and Culture of the European Commission has just released the Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work, that was coauthored by Francisco Lupiáñez-Villanueva, Alexandra Theben, Federica Porcu and myself. The study analyses 50 good practices and 12 case studies to examine the impact of the internet, social media and new technology on youth participation and look at the role of youth work in supporting young people to develop digital skills and new media literacy. In my opinion, the main result of the study confirms what others have already found and that is increasingly becoming the trend in inclusion and development: top-down approaches only do not work, and bottom-up, grassroots initiatives are necessary for projects to work. In other words, weaving the social tissue has to come first for any kind of community intervention one might want to deploy. The 10 pages of conclusions can more or less be summarised this way:

Socio-economic status is crucial at the individual level and the knowledge gap has to be addressed immediately before social interventions. Enabling the social tissue at the micro level contribute to strengthen the community and thus improve the diagnosis and mobilise social capital. As people act in different communities, weaving networks at the meso level makes sinergies emerge and synchronise multilayer spaces. Skills and training are key at this level. Once the initiatives have begun to scale up, it is necessary to mainstream and institutionalise them at the macro level, which means fixing them in policies and regulation. Quadruple helix of innovation approaches are most recommended. The acquisition of digital skills has to be based on digital empowerment, on a sense of purpose. Digital participation and engagement has to aim at being able to “change the system”, to structural changes, to digital governance. The now mostly deprecated approach of build it and they will come should leave way to an approach in the line of empower them and find them where they gather. That is, to look for extra-institutional ways that young people participate and engage to design your capacity building and intervention scheme.

Abstract: The study examines the impact of the internet, social media and new technology on youth participation and looks at the role of youth work in supporting young people to develop digital skills and new media literacy. It is based on an extensive collection of data, summarised in an inventory of 50 good practices and 12 case studies reflecting the diversity of youth work from across the EU. It confirms that youth work has an important role to play, but more has to be done by policy makers at both EU and national level to respond to the challenges and adapt policies in order to foster engagement and active citizenship of young people. Downloads:

Full report: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Brussels: European Commission.

Executive report: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Executive report. Brussels: European Commission.

Annex 1, Inventory of good practice: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Annex 1, Inventory of good practice. Brussels: European Commission.

Annex 2, Case studies: Lupiáñez-Villanueva, F., Theben, A., Porcu, F. & Peña-López, I. (2018). Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work. Annex 2, Case studies. Brussels: European Commission.

This post originally published at ICT4D Blog as Report. Study on the impact of the internet and social media on youth participation and youth work

]]>
Thu, 31 May 2018 01:19:00 -0700 http://ictlogy.net/20180531-report-study-on-the-impact-of-the-internet-and-social-media-on-youth-participation-and-youth-work/
Carta a mi hija: yo sí te creeré http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18933 Hermana, yo sí te creo, cortesia de Iris Serrano Querida Muriel, Ahora sólo tienes seis años (y medio), pero un día serás capaz no sólo de leer este texto, sino de comprenderlo. Hoy ha salido la sentencia del caso “La Manada”. Cinco hombres violaron a una chica. Dicen los jueces que a pesar de que la chica estaba acorralada por los cinco hombres, aterrorizada, vejada sexualmente una y otra vez contra su voluntad, la violaron sin violencia. Es decir: técnicamente, no la violaron. Muriel, estás sola. Estás sola significa que, salvo mamá y papá, nadie te va a creer. Porque, estadísticamente, un día te ha de ocurrir a ti. Te ha de ocurrir que alguien te fuerce sexualmente. Con “suerte”, “sólo” serán unos tocamientos incómodos. Con menos suerte, será peor. Y te acompañará el resto de tu vida. Y estarás tú sola con este recuerdo imborrable. Sola porque tus amigas te recomendarán que lo olvides, que no vale la pena. Sola porque los amigos dirán que no es para tanto, que seguro que te gustó, que ojalá les hubiera pasado a ellos. Sola porque la policía dudará de tu criterio, de tus intenciones, incluso dirán que lo haces para hacer daño. Sola porque los jueces cuestionarán y relativizarán los hechos, por más patentes que sean, por más bien grabados que hayan quedado, en aras de una interpretación inmaculada de la letra —que no del espíritu— de la Ley. Muriel, estás sola. Muriel, cuesta pensarlo, aún más escribirlo, pero te ocurrirá. De una manera o de otra te ocurrirá. Y estarás sola. Te ocurrirá porque estarás sola y estarás sola porque te ocurrirá. Bajo el aparente juego de palabras se esconde el terrible círculo de la sumisión. La certeza de este horizonte me revuelve por dentro como si me girasen la piel de dentro afuera. Muriel, yo sí te creeré. Mamá y yo te creeremos. Siempre. Incondicionalmente. Sin dudas. Sin matices. Sin preguntas. A medida que te hagas mayor, nuestros caminos deben separarse de forma natural. Quizás geográficamente, seguro de pensamiento, de manera de hacer, de manera de ser. Pero en este punto del camino nos hemos de encontrar siempre. Siempre estaremos allí. Esperándote. Si es necesario. No estarás sola. Yo sí te creeré. Entrada originalmente publicada el 26 de abril de 2018, bajo el título Muriel, jo sí que et creuré en Vadepares. Todos los artículos publicados en esa revista pueden consultarse aquí bajo la etiqueta vadepares. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como Carta a mi hija: yo sí te creeré

]]>
Thu, 26 Apr 2018 12:44:00 -0700 http://ictlogy.net/sociedadred/20180426-carta-a-mi-hija-yo-si-te-creere/
Open government: where to begin with? A showcase http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18939 When we speak about Open Government, it is easy to getting lost in the lingo of names and concepts and not being able to bring things down to Earth. In the past I draw a simplified scheme for Open Government. Now I want to highlight some practical applications of that scheme. The table below presents, on the one hand, the three layers of Open Government:

Transparency: let people know. Participation: let people speak. Collaboration: let people do.

On the other hand, it lists the five stages of public decision-making (there are other models with more or less stages, of course):

Diagnosis: what is going on, what do we need, what do we want. Deliberation: what are the impacts, what are the options. Negotiation: what are our preferences. Vote: what is our decision. Assessment: which were the results.

By crossing these two axes, I suggest some lines of action, some specific projects that can be put into practice. This is of course not an exhaustive list, and many projects can be placed in more than just one cell. It is, as I said, just a showcase of where to begin with.

Layer/Stage Diagnosis Deliberation Negotiation Vote Assessment

Transparency Politician/officer scoreboard Technical reports Open agendas Legislative footprint Open budgetting

Participation Blogs and citizen social networking sites Officers’ and projects’ blogs Policy technical reports Citizen consultations Data visualization

Collaboration Green books Facilitation of citizen deliberation Groups of interest PSPP Citizen scoreboard

Table 1. An open government showcase. This post originally published at ICT4D Blog as Open government: where to begin with? A showcase

]]>
Sat, 14 Apr 2018 01:51:00 -0700 http://ictlogy.net/20180414-report-study-on-the-impact-of-the-internet-and-social-media-on-youth-participation-and-youth-work-3/
Corpotate Accountability Index http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18932 Ictlogist:

https://rankingdigitalrights.org/index2017/

<blockquote>The Ranking Digital Rights '''Corporate Accountability Index''' evaluates some of the world’s most powerful telecommunications, internet, and mobile companies on their public commitments and disclosed policies affecting users’ freedom of expression and privacy.</blockquote>

Developed by '''[https://rankingdigitalrights.org Ranking Digital Rights]''' and first launched in 2015.

Index categories: * Governance: This category contains six indicators measuring company disclosure of commitments to freedom of expression and privacy principles along with measures taken to implement those commitments across the company's global operations. * Freedom of Expression: This category contains 11 indicators measuring company disclosure of policies that affect users' freedom of expression. * Privacy:This category contains 18 indicators measuring company disclosure of policies and practices that affect users' privacy rights.

[[Category:Data]][[Category:ICT]][[Category:Maps]][[Category:Indices]][[Category:Data_ICT]][[Category:Maps_ICT]][[Category:Indices_ICT]]

]]>
Wed, 11 Apr 2018 06:27:00 -0700 http://ictlogy.net/wiki/index.php?title=Corpotate_Accountability_Index
Por qué el independentismo y el resto de soberanismo no se encuentran. Una reflexión desde la desobediencia http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18931 Siempre se ha dicho que la solución a las aspiraciones secesionistas del independentismo sólo tiene dos caminos: el pacto con el Estado español, y la confrontación violenta. O se celebra un referéndum pactado, o se gana una guerra de secesión. No hay más. ¿No hay más? No. La vía de la desobediencia Hay una vía intermedia, la desobediencia, que tiene que ver con la distinción que Johan Galtung hacía de violencia directa, violencia estructural y violencia cultural. Estas dos últimas son invisibles y tienen que ver, la estructural, con la diferencia de oportunidades, la discriminación y, en general, con el trato desigual que las instituciones hacen con algunos ciudadanos; la cultural es similar, pero a nivel individual o personal: indiferencia, odio, desprecio. El independentismo catalán se ha situado tradicionalmente en la lucha no-violenta contra estas violencias estructurales y culturales. En los últimos meses se ha hecho especialmente patente esta lucha contra una percepción de violencia estructural por parte del Estado español: no reconocimiento del derecho a decidir, arbitrariedad judicial, censura, represión de las libertades ciudadanas (especialmente la libertad de expresión), manipulación de los medios, discurso del odio, ataques a entidades de la sociedad civil, etc. No entro ahora a juzgar si estas percepciones se corresponden con la realidad o no. La cuestión es que el independentismo, tras intentar pactar con el Estado y rechazar de plano la violencia directa, ha optado por esta vía intermedia de la desobediencia, consistente en poner de relieve estas cuestiones y, en la medida de lo posible, desobedecer normas que se percibían como injustas. El referéndum del 1 de octubre sería el ejemplo paradigmático de esta desobediencia pacífica contra la violencia estructural del Estado. En el otro extremo, en el llamado bloque unionista, se ha promovido una visión totalmente opuesta a la del independentismo. Por un lado se ha negado la violencia estructural (el derecho a decidir no existe, no es cierto que se pasara el cepillo por el Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006, etc.) o la violencia cultural (las amenazas fascistas a personas y entidades catalanistas son puntuales o no merecen castigo, las manifestaciones de catalanofobia de algunos medios no son tales o caen dentro de la libertad de expresión, etc.). Por otra parte, y éste es, para mí, un salto conceptual ilegítimo, se ha equiparado la desobediencia a la violencia directa. Así, los que unos ven como una pacífica lucha contra la violencia estructural y cultural, otros lo ven como una violencia tácita que induce a la violencia directa. Este es el razonamiento, entre otros, del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, pero secundado por un gran abanico de espacios políticos que equiparan la desobediencia con la violencia directa y, por tanto, con las penas máximas que estipula el Código Penal. De la violencia estructural a la violencia directa Esta posición, desde mi punto de vista, no sólo refuerza la violencia estructural, sino que, en su extremo, la represión de la desobediencia entra ella misma en la violencia directa: es violencia directa apalear 1.000 personas que salen pacíficamente el 1 de octubre y es violencia directa poner en prisión a cargos electos y activistas que han ejercido también la desobediencia. Sin querer tampoco entrar aquí a debatir sobre Teoría del Derecho y sobre el Código Penal, me parece muy discutible hablar de rebelión sin violencia directa, y hablar de incitación a la violencia cuando tampoco ha habido violencia. En resumen, tenemos el independentismo instalado en la vía de la desobediencia y el unionismo avalando por activa o por pasiva una vía que conduce a la violencia directa (evidentemente de mucho menor intensidad que la confrontación armada, pero conceptualmente en el mismo bando) por parte del Estado, violencia directa que se suma a la cultural y la estructural. El soberanismo no independentista — lo que generalmente englobamos en Catalunya como Comunes y en otras partes del estado como mareas y confluencias (entre otras reificaciones del 15M), a pesar de sus diferencias internas en composición y en ideología — han querido quedarse en el bando del pacto. En un mundo binario — pacto o confrontación violenta — seguramente es la posición que se esperaría desde el respeto por la democracia y las instituciones. En un mundo más complejo, como el que he descrito más arriba, esta posición tiene sus detractores incluso dentro del respeto por la democracia y las instituciones. Salgamos por un momento de la política territorial o identitaria y entremos en el machismo o el racismo. La posición ante la violencia estructural Las mujeres o las personas negras tienen una aparente igualdad formal en relación a los hombres o a las personas blancas. Pero las mujeres o las personas negras saben, porque lo viven cada día, que más allá de la ausencia de violencia directa, sufren violencia estructural o violencia cultural. La estructural es el techo de cristal, las diferencias salariales, la prioridad de la medicina hacia la investigación con y para los hombres. La cultural es la denigración, los estereotipos, el enorme rango de actitudes y acciones machistas en el día a día, cada día. Ante el machismo o el racismo cada vez hay mayor consenso que no basta con garantizar las cuestiones formales, sino que hay que ir más allá. La discriminación positiva es el ejemplo más visible, pero hay otros que caen dentro de lo que hemos ido llamando la lucha contra los micromachismos, el machismo banal, el machismo institucional y un larguísimo etcétera. Y lo mismo con el racismo. Con las enormes diferencias que existen entre los tres casos, las mujeres, los negros y los independentistas se enfrentan a la violencia estructural y cultural. Y esperan de sus compañeros que les ayuden a hacer visible esta violencia no directa por no estar formalizada, a desobedecer lo injusto, a luchar activamente para cambiar la estructura y la cultura de la sociedad. Y volvemos sobre nuestro caso. En el independentismo, esta violencia estructural y cultural comienza con el discutido derecho a decidir, pero progresa rápidamente sobre el ejercicio y el aprendizaje de la propia lengua, el cuestionamiento de algunas instituciones (como la monarquía), la censura velada de algunas de estas ideas, la censura no tan velada, el encausamiento de la disidencia (humoristas, cantantes, artistas) para acabar con la persecución y encarcelamiento de personas por sus ideas y no por sus hechos. Lo que el independentismo pide al resto del soberanismo no es que luche por sus propias convicciones (un nuevo estado), ni tampoco pide que luche por unos determinados instrumentos (un referéndum vinculante), sino contra la violencia que el Estado y una parte de la sociedad ejerce contra un colectivo de ciudadanos. La asimilación de la posición del soberanismo no independenstista a la posición del unionismo, o las acusaciones de equidistancia son, en mi opinión, maniqueas y, por tanto, muy criticables: no es lo mismo inhibirse de una situación de injusticia que ejercerla. Ahora bien, el razonamiento que conduce a estas críticas tiene una parte de fundamento: inhibirse ante situaciones de injusticia, aunque no es lo mismo que ejercerla, contribuye a perpetuarla. Las izquierdas ante la violencia estructural Esta última cuestión es, además, especialmente importante desde las izquierdas. De las muchísimas definiciones que se puede hacer de qué es la izquierda, una de mis preferidas tiene que ver con el querer recorrer el camino que va de la igualdad a la equidad, es decir, de tratar a todo el mundo igual a dar las mismas oportunidades a todos. La equidad a veces requiere un trato no igualitario, y a veces requiere trabajar activamente (aquí el adverbio es importante) para eliminar las barreras que se interponen ante la igualdad de oportunidades, que evitan la equidad. Cuando independentismo, y muy especialmente la izquierda independentista, ve algunos de sus derechos vulnerados (ve que el sistema ejerce violencia contra algunas personas), lo que pide no es igualdad, no es un referéndum pactado: pide equidad, pide lucha contra quien vulnera derechos o los vuelve en contra de un colectivo. No nos debe sorprender, pues, que haya sido con la izquierda independentista donde el soberanismo ha topado más fuerte en estas cuestiones, dado que ha percibido que una parte de la izquierda no defendía algunos derechos con la misma intensidad que otros, dado que ha percibido que era un tema de equidad y no de igualdad, dado que ha percibido que la izquierda no hacía de izquierda en algunos flancos. No deja de ser paradójico que la izquierda no independentista haya criticado eso mismo al independentismo: que se aliara con la derecha para conseguir sus fines. Pero son, en mi opinión, dos planos diferentes: mientras puede ser censurable (o no: es otro debate) que derecha e izquierda pacten una determinada política pública, no puede serlo nunca para trabajar conjuntamente por la igualdad de oportunidades o para luchar contra la violencia estructural o directa. La segunda cuestión es sobre el terreno de juego; la primera sobre qué partida queremos hacer. El punto de encuentro La solución a este desencuentro es tan simple como difícil de llevar a cabo. Simple, porque hay dos aproximaciones más o menos inmediatas a hacer. Difícil porque son aproximaciones que piden determinación ideológica y, en el caso de los partidos, orgánica y asumir riesgos electorales. La primera aproximación es que quien se dice demócrata debe desmarcarse del bloque represor en la defensa de los derechos. Y la defensa debe ser activa, no basta con sentarse a esperar un referéndum pactado. Tampoco basta con buscar este pacto. La izquierda no independentista ha de añadirse al independentismo en la desobediencia de todo lo que vulnera los derechos de los ciudadanos. No para defender el independentismo, sino para defender a los ciudadanos, voten lo que voten, piensen lo que piensen. Tal y como lo haría si se tratara de la lucha contra el machismo o contra el racismo. Porque hablamos de derechos, no de políticas. Y eso, en general, no ha pasado. La segunda aproximación es que la desobediencia debe desmarcarse de las instituciones. Es decir, son las personas las que desobedecen, nunca las instituciones. En algunos casos la frontera puede ser poco clara (p.ej. un diputado, ¿desobedecería como persona o como institución?), pero en otros casos la frontera no es difusa y se ha traspasado. Aquí es donde la sociedad civil debe jugar un papel fundamental que, a menudo, los partidos han querido capitalizar e incluso liderar. La confusión de estas dos esferas, la institucional y la ciudadana, no puede volverse a dar. Este doble pacto — más determinación en la defensa de los derechos y contra la violencia estructural y cultural, por invisible que sea; separación de las instituciones de la desobediencia civil — son dos pasos claros que pueden darse. Hacerlo pide valor y compromiso. Pero compromiso con los instrumentos, no con los fines. Al fin y al cabo, el republicanismo tiene muchos encajes territoriales, pero este aspecto es sólo el 1% de todo el camino que hay que hacer. La izquierda tiene la costumbre de empezar por lo que la separa y no en lo que la une. Por una vez, podría invertir el orden de su acción política. Entrada originalmente publicada el 27 de marzo de 2018, bajo el título Per què l’independentisme i la resta del sobiranisme no es troben. Una reflexió des de la desobediència en la Revista Treball. Todos los artículos publicados en esa revista pueden consultarse allí en catalán o aquí en castellano. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como Por qué el independentismo y el resto de soberanismo no se encuentran. Una reflexión desde la desobediencia

]]>
Mon, 02 Apr 2018 04:33:00 -0700 http://ictlogy.net/sociedadred/20180402-por-que-el-independentismo-y-el-resto-de-soberanismo-no-se-encuentran-una-reflexion-desde-la-desobediencia/
Inclusive Internet Index http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18930 Ictlogist:

https://theinclusiveinternet.eiu.com/

<blockquote>The Inclusive Internet Index commissioned by Facebook and conducted by The [[Economist Intelligence Unit]], returns for its second year (2018). Expanded to cover 86 countries, up from 75 in 2017, the index provides a rigorous benchmark of national-level Internet inclusion across four categories: Availability, Affordability, Relevance and Readiness. This year’s index, which covers 91% of the world’s population, is published alongside a new global Value of the Internet Survey, which polled 4,267 respondents from 85 countries, from Singapore and Switzerland to Cambodia and Ethiopia, to gauge perceptions on how Internet use affects people’s lives. This executive summary presents the index and survey highlights.</blockquote>

  • Developed by The [[Economist Intelligence Unit]]
  • Created in 2017

Variables included: * Availability: This category examines the quality and breadth of available infrastructure required for access and levels of Internet usage. * Affordability: This category examines the cost of access relative to income and the level of competition in the Internet marketplace. * Relevance: This category examines the existence and extent of local language content and relevant content. * Readiness: This category examines the capacity to access the Internet, including skills, cultural acceptance, and supporting policy.

[[Category:Data]][[Category:ICT]][[Category:Maps]][[Category:Indices]][[Category:Data_ICT]][[Category:Maps_ICT]][[Category:Indices_ICT]]

]]>
Sat, 17 Mar 2018 03:38:00 -0700 http://ictlogy.net/wiki/index.php?title=Inclusive_Internet_Index
From teacher training to teacher learning http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18937 Whenever the performance of teachers in educational centres is evaluated, teacher training appears as a key issue. And it is crucial, simplifying, in two areas. On the one hand, as an indicator of the teacher’s level of competency updating, that is, for their evaluation and professional accreditation. On the other hand, as an instrument for this teacher to expand their toolbox and apply it in their day to day with their students. Without aiming at judging here the effectiveness and efficiency of the various initiatives that are currently under way in terms of teacher training, what is true is that most of them have pivoted on institutionality and training. By institutionality we mean that they must begin and develop from certain institutions, be scheduled well in advance, have a certain structure and duration or teaching load and, above all, be recognized as such, that is, as teacher training initiatives within a determined scheme of the Administration. By training we understand, precisely, the high formal component of these initiatives and that, by construction, leaves out a very wide range of initiatives and learning opportunities that occur in the margins of the established system of teacher training. There are reasons for this to be so and we do not want to open this space now to discuss them. Surely we would agree: guarantee a certain quality, avoid fraud (especially economic), etc. But, that we aim at guaranteeing these principles does not mean that there is only one way for our teachers to learn. Moreover, it begins to be highly dissonant that, while we affirm that an era is opening where it is important to learn to learn, where it is essential to learn throughout life, where we must give tools to our students to be autonomous in their learning (present and future), we keep formal teacher training ase the only practical option: closed initiatives, circumscribed to a time and a space, and highly directed, prefabricated and unidirectional. Outside the radar of the traditional teacher training, many educators begin to organise themselves in communities of practice and learning (virtual or face-to-face); share doubts and resources in their blogs; participate in edcamps, workshops, webinars or educational hackathons; carry out innovative projects that open up the educational community, and a long list of examples that begin to be not an exception, but a real trend that does not stop winning critical mass. Are we capable of recognizing and, above all, fostering this type of learning, of high value (because it is not individual, but collective!), but that systematically falls outside what we have usually understood as training of trainers? Post originally published on 28 February 2018, with the original title De la formació de formadors a l’aprenentatge de formadors in Edubaromentre.cat. All articles published in that outlet and republished here can be read in English at edubarometre. This post originally published at ICT4D Blog as From teacher training to teacher learning

]]>
Sat, 03 Mar 2018 08:51:00 -0800 http://ictlogy.net/20180303-from-teacher-training-to-teacher-learning/
Inclusive Development Index http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18904 Ictlogist: Created page with "http://reports.weforum.org/the-inclusive-development-index-2018/ <blockquote>The Inclusive Development Index (IDI) is an annual assessment of 103 countries’ economic perfor..."

http://reports.weforum.org/the-inclusive-development-index-2018/

<blockquote>The Inclusive Development Index (IDI) is an annual assessment of 103 countries’ economic performance that measures how countries perform on eleven dimensions of economic progress in addition to GDP. It has 3 pillars; growth and development; inclusion and; intergenerational equity – sustainable stewardship of natural and financial resources.

The IDI is a project of the [[World Economic Forum]]’s System Initiative on the Future of Economic Progress, which aims to inform and enable sustained and inclusive economic progress through deepened public-private cooperation through thought leadership and analysis, strategic dialogue and concrete cooperation, including by accelerating social impact through corporate action.</blockquote>

Main indicators: * Education * Basic services * Corruption / rents * Financial intermediation * Asset building * Employment * Fiscal transfers

[[Category:Indices]] [[Category:Data]] [[Category:Development]] [[Category:Data_Development]] [[Category:Indices_Development]]

]]>
Thu, 15 Feb 2018 01:47:00 -0800 http://ictlogy.net/wiki/index.php?title=Inclusive_Development_Index
The Chief Research Officer in consultancy firms http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18903 It is not unusual to hear that the university and consultancy firms go opposite ways: for the former, spending too much time in knowledge transfer has huge costs of opportunity, for it is time not invested on publishing in impact scientific journals; for the latter, most research just cannot be easily included in the client’s bill. What follows is just a simple exercise on how to embed research in consultancy, so that it does not become a mere overhead but an activity that has a direct measurable impact on the value chain. The scheme presents to sets (columns) of tasks that a chief research officer —or a research office, intelligence unit or knowledge management team, etc.— can perform within a consultancy firm. On the left, we have drawn the tasks that impact the internal client and thus improve others’ activities; on the right, we have drawn the tasks that can by directly put in the market as a product or a service. The Chief Research Officer in consultancy firms Activities have been grouped in five (more or less chronological) stages:

Research: which stands for more basic or less applied research, and consisting in gathering information, building theoretical models and providing strategic advice to the firm. On a more public branch, it can consist on creating measuring devices such as incides or custom measurements, sometimes commercialised as ad-hoc audits. Branding: part of research is diffusion. Conveniently tailored, it can contribute to strengthen the power of a brand, contribute to create a top-of-mind brand or even, by lobbying and media placing, to have an impact in the public agenda. Consulting: the research office can work with the consulting team in some projects (especially at the first and last stages of the project) to improve its quality. Mind the (*) in consulting, meaning that the research office should not work as a consulting team: research and analysis does require some distance from the research object and, most important, different (slower) tempos than regular consulting activities have. Training: a research office that learns should teach, both to other departments of the firm or directly as a service to the clients. Providing policy advice or openly publishing position and policy papers is another way to transfer knowledge to specific clients or openly to society. Innovation: closing the virtuous circle of research, modelling and improving methodologies is a way to capitalise the investment that the firm made in a research office, thus making it more efficient and effective.

This post originally published at ICT4D Blog as The Chief Research Officer in consultancy firms

]]>
Tue, 13 Feb 2018 01:50:00 -0800 http://ictlogy.net/20180213-the-chief-research-officer-in-consultancy-firms/
¿Tecnología o Sociedad de la Información? Una propuesta para el nuevo gobierno catalán http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18902 Rosetta, cortesía de Mini OzzY. La pasada legislatura fue un revulsivo a muchos niveles. El actual modelo de desarrollo de Sociedad de la Información no ha escapado a esta crisis. El caso más conocido, quizás, ha sido el papel central del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) y el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (CESICAT) en todo lo que ha hecho referencia a infraestructuras de comunicaciones y seguridad. Hemos tenido, sin embargo, también un interesante debate con el que tenía que pasar con los datos de la historia médica y el proyecto VISC+, cómo debían configurarse las políticas de transparencia, datos abiertos o gobierno abierto de la Generalitat, o cómo se transforma la comunicación con el ciudadano a través de canales telemáticos, entre otras muchas iniciativas. En los siguientes párrafos quiero hacer dos propuestas: que las infraestructuras deben seguir un proceso de descentralización para evitar la vulnerabilidad de tenerlas todas juntas; y que, por el contrario, los servicios deben tener, si no una centralización, sí un centro de coordinación que permita estrategias y políticas que sean compartidas de manera que aprendan conjuntamente y pongan el ciudadano en el centro. Desarrollo digital e infraestructuras El desarrollo digital —o, en su ausencia, la brecha digital— ha pasado por tres estadios desde que empezamos a hablar de las autopistas de la información durante la década de 1990. Hablamos de la primera fase como la de acceso (físico) a las infraestructuras, la segunda como la de la capacitación o las competencias digitales, y la tercera como la del uso efectivo y empoderador. Aunque las tres fases conviven en el tiempo hoy en día —también en Cataluña— es obvio que el peso se va desplazando cada vez más hacia la tercera. Y es, con esta cuestión bien presente, que deberíamos pensar las políticas de Sociedad de la Información en nuestro país. ¿Qué planes tenemos para el día siguiente del 21 de diciembre de 2017? La situación actual es fruto de las necesidades de cada momento y ha sido muy útil para el desarrollo del acceso a la tecnología y, en menor medida, el desarrollo de competencias en el ámbito de la transformación digital. Basta con mirar el organigrama de la Generalitat para ver el enorme esfuerzo que se ha realizado en materia de infraestructuras, seguridad, comunicaciones y alfabetización digital. Sin embargo, no habrá que buscar mucho en el organigrama: el grueso de las instituciones se agrupan bajo la Secretaría de Telecomunicaciones, Ciberseguridad y Sociedad Digital. Esta concentración, en mi opinión, ya no es necesaria. Es probable que las cuestiones de seguridad ya no tengan que depender de las “telecomunicaciones”, sino de quien se encarga de la seguridad, los policías o los servicios de inteligencia: Interior. Es también probable que las cuestiones de infraestructuras tecnológicas no tengan que depender de las “telecomunicaciones”, sino de quien se encarga de “poner las calles” cada día por la mañana, sean analógicos o digitales: Territorio, Infraestructuras, o como convengamos llamarlo. Es probable que la acreditación de competencias en uso de las TIC o el despliegue de telecentros y políticas de fomento del uso de Internet no tengan que depender de las “telecomunicaciones”, sino de quien se encarga de mejorar las capacidades de los ciudadanos y el tejido social del país (la respuesta al quién, más abajo). Por otra parte, esta concentración, además de responder a un modelo que poco a poco vamos dejando atrás (insisto: no renegamos de él porque ha sido muy útil hasta hoy) tiene unos riesgos obvios: es altamente frágil por el hecho de concentrar, en el mismo lugar, todas las infraestructuras digitales así como una gran parte de los usos estratégicos. Sociedad de la Información y el ciudadano en el centro Situémonos en la tercera fase, la del uso efectivo de las tecnologías digitales para el empoderamiento ciudadano. ¿Qué es lo que tenemos ahora? Por un lado un ciudadano que reúne en una persona física diferentes actores: un paciente, un estudiante, un activista, un consumidor, un emprendedor. Por otra, una dispersión de servicios que comparten, a menudo, necesidades, enfoques, metodologías y, incluso, soluciones. En salud se habla de envejecimiento activo, de comunidades de pacientes o de poner al paciente en el centro para darle más autonomía; en educación hablamos cada vez más de aprendizaje, de aprender a aprender, de comunidades de aprendizaje y de poner al estudiante en el centro para darle más autonomía; en gobernanza, hablamos de participación y co-gestión, de retorno de soberanía, de comunidades de interés y de poner al ciudadano en el centro para darle más autonomía; en economía, hablamos de cooperativismo, de empresas en red, de prosumidores, y de poner el consumidor o el emprendedor en el centro para darle más autonomía. No hace falta seguir. Prácticamente todos los ámbitos de la sociedad están siguiendo el mismo patrón: nuevas herramientas, nuevas formas de organización, mayor autonomía. Cuando hablamos que la Administración debe proporcionar una ventanilla única al ciudadano, esto no se puede conseguir sólo concentrando aquello que diseñamos e implementamos por separado. Al contrario, el diseño —y más si debe ser participado por el ciudadano en cualquiera de sus roles— también debe ser coordinado. Y esta coordinación no es sólo a la hora de implantar, sino de diagnosticar las necesidades, evaluar las opciones e integrar las soluciones. No creo que haya que pedir un Departamento del Ciudadano, aunque no me parece tampoco ninguna barbaridad: la gran empresa ya funciona con ejecutivos de cuentas que hacen de intérpretes entre el cliente y la organización. Pero sí un ente que coordine. Y permítaseme insistir: que coordine el trabajo de (por ejemplo) las direcciones generales de Modernización e Innovación de la Administración; de Transparencia, Datos Abiertos y Calidad Democrática; de Atención Ciudadana; de Difusión; o las áreas de Tecnologías de la Información y la Comunicación en Enseñanza y en Salud. Durante los dos tripartitos (2003-2010) estuvo en funcionamiento la Fundación Observatorio para la Sociedad de la Información de Cataluña (FOBSIC) que debía ser el think tank de la Sociedad de la Información en Cataluña. Seguramente los tiempos de la FOBSIC ya han pasado en cuanto a la sociedad en general, pero sí considero que hace falta un organismo que, dentro de la Generalitat (o junto a ella), detecte tendencias, haga análisis, diseñe propuestas y acompañe la transformación digital en la Administración. Este ente —o lo que sea—, más que coordinar —concepto que siempre tiene un sesgo jerárquico, de verticalidad— debe dar servicio a todos los niveles de la Administración, empezando por la Generalitat misma. Este servicio debe basarse en un diálogo constante entre todos los actores para que las propuestas de innovación que resulten (técnicas, metodológicas, organizativas) puedan probarse, escalarse y reproducirse, sin que cada uno tenga que reinventar la rueda una y otra vez. Porque la transformación digital debe hacer más eficiente, pero sobre todo más eficaz, el tránsito de la Administración a la Sociedad de la Información. Pero, no nos equivoquemos: esto no va de “modernizar la Administración”. O no solamente. Esto de transformar la sociedad. Lo que sirve para la Administración, puede servir para otros ámbitos; y, más importante, lo que aprende la Administración sólo lo aprenderá en un constante diálogo con la empresa, la universidad y la sociedad civil. Lo llaman el modelo de innovación de la cuádruple hélice, pero podemos llamar innovación abierta, innovación social, innovación social abierta, economía social, comunes digitales. Este ente debe tener, pues, forma de T: por una parte, dialogar de forma horizontal con todos los otros actores de la sociedad; por otra, ofrecer acompañamiento en vertical en todo el ámbito de la Administración. Esto va de cambiar la cultura de la Administración para que sus políticas públicas se acerquen más a este ciudadano del s.XXI que ya está aquí y que pide y necesita cosas distintas de quien lo gobierna. Podemos hacerlo cada uno por su parte o sumar y concentrar esfuerzos. Si nos creemos que la Administración debería hacer I+D+i sobre los servicios y políticas que pone en marcha, esta sería mi prioridad absoluta. Entrada originalmente publicada el 13 de diciembre de 2017, bajo el título Tecnologia o Societat de la Informació? Una proposta per al 21-D en Crític. Todos los artículos publicados en ese periódico pueden consultarse aquí bajo la etiqueta sentitcritic. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como ¿Tecnología o Sociedad de la Información? Una propuesta para el nuevo gobierno catalán

]]>
Sun, 11 Feb 2018 01:01:00 -0800 http://ictlogy.net/sociedadred/20180211-tecnologia-o-sociedad-de-la-informacion-una-propuesta-para-el-nuevo-gobierno-catalan/
Perfil sociodemográfico de los internautas españoles 2018: la excluyente baja competencia digital http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18901 El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información acaba de publicar la edición para 2018 de su Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2017. Los datos hace años que no cambian mucho. En parte, por un buen motivo: el 80% de la población usa Internet semanalmente, lo que es una cifra muy elevada y, en consecuencia, difícil de mejorar de forma drástica. En parte, por un mal motivo: ese 20% de no usuarios o de usuarios poco frecuentes parece (casi) estancado y no parece que los esfuerzos por reducirlo estén dando frutos. Puede ser que las estrategias no sean las adecuadas, o que simplemente no nos estemos tomando en serio esta quinta parte de la población adulta española porque ya los damos por perdidos — más sobre esto más adelante. La Figura 1 muestra con qué frecuencia se conectan los españoles a Internet. En mi opinión, conectarse menos de una vez a la semana ya aleja a una persona de los beneficios más estratégicos de Internet: información, aprendizaje autónomo, participación política, cuidado activo de la propia salud y envejecimiento, oportunidades de socialización y, por supuesto, empleabilidad. Figura 1: Último acceso y frecuencia de uso de Internet. Fuente: ONTSI(2018). Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2017. De entre los diversos factores que hay para no estar conectado se encuentra, siempre presente, la renta, tal y como muestra la Figura 2. Aunque no lo vamos a incluir aquí, el ONTSI también muestra como factores la educación y la edad. En realidad, cuando miramos los datos de cerca, se trata del mismo factor representado por variables emparejadas: la renta y el nivel educativo tienen una muy estrecha relación. Por otra parte, en España el nivel educativo y la edad tienen también recorridos paralelos, fruto de, entre otras cosas, la tardía industrialización de España, el también tardío desarrollo del Estado del Bienestar y, cómo no, la Guerra Civil. Dicho de otro modo, el bajo nivel de acceso a Internet es a la vez consecuencia y causa de exclusión social. Los más excluidos acceden menos a Internet y ese bajo acceso les va a vetar posibilidades de inclusión social. Figura 2: Acceso a Internet por renta. Fuente: ONTSI(2018). Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2017. Vale la pena hacer un breve paréntesis aquí para combatir uno de los falsos mitos sobre la inmigración en España: que tiene bajo nivel educativo y que, además, vive de espaldas a la tecnología. Nada más lejos de la realidad. Son cuestiones sabidas hace tiempo (como muestran Boso y Ros, 2010 o Ros et al., 2012) pero los datos del ONTSI nos lo confirman: la población inmigrante tiene un nivel educativo entre medio y elevado, y vive conectada tanto entre el colectivo inmigrante, con los que han dejado en su país de origen, y con el colectivo de acogida. Figura 4: Acceso a Internet por nacionalidad. Fuente: ONTSI(2018). Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2017. Pero volvamos a los conectados y los no conectados. Uno de los dramas —porque lo es— no es cuánto nos conectamos, sino cómo. Es decir, el uso cualitativo que hacemos de Internet, más allá del número de horas que nos sentamos frente a una pantalla. Y si más arriba decíamos que parecía que había un 20% de la población que no importaba a nadie, ahora podemos ampliar el porcentaje al 70%. Y sí, esta afirmación es muy fuerte. Según el sub-indicador de capacidades digitales del ONTSI (Figura 4), una cuarta parte de la población poco competente en materia digital, tanto manejando información como comunicación. Esta cifra debería hacer saltar todas las alarmas porque viene a decir que casi la mitad de la población (el 20% que no se conecta más el 25% que tiene una muy baja competencia digital) apenas sabe para qué sirve Internet — y, lo que es peor, en muchos casos o bien cree que no sirve para nada o bien cree que sí lo sabe aunque su juicio sobre sí mismo no pueda ser más falso. Este aspecto, la competencia digital, es ya fundamental para evitar la exclusión profesional y la exclusión social. Y ni el sistema educativo ni el entorno profesional están muy avanzados en esta cuestión. Por su parte, la Administración a menudo se ha centrado en los cables y ha obviado el uso que hacíamos de esto, con los patentes resultados que ahora presentamos. Figura 4: Capacidades digitales: información y comunicación. Fuente: ONTSI(2018). Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2017. El problema de la competencia digital se agrava si hacemos más exigentes los requisitos. El indicador global de capacidades digitales (Figura 5) nos viene a decir que que solamente un 31% (de los que usan Internet!) es capaz de saber cuándo una noticia es falsa, cómo gestionar mejor su salud, como aprender con Internet, como participar mejor en democracia o como tener una estrategia de empleabilidad basada en la red. Es decir, un 69% tiene en casa (o en el bolsillo) una infrastructura que escapa a su control y un potencial que supera su comprensión. Dado que hay un 31% que sí lo sabe, esa brecha digital se convertirá (lo es ya, de hecho) en un nuevo vector de desigualdad social y exclusión — no e-exclusión, sino simple y llanamente exclusión, sin la “e-“. Figura 5: Capacidades digitales: indicador global. Fuente: ONTSI(2018). Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2017. En resumidas cuentas, el uso de Internet nos muestra y a la vez refuerza que tenemos una cuarta parte de ciudadanos de primera y tres cuartas partes de ciudadanos de segunda. No es una sorpresa: lo vemos en la distribución de las rentas o en la composición de los cargos púbicos, por poner sólo dos ejemplos. Lo que sí es algo más sorprendente es que con el potencial nivelador que podría tener Internet, estemos librando tan mal esta batalla. Son ya casi 25 años de Internet abierta al público en general. Es una generación entera: no podemos decir que nos haya cogido por sorpresa. Ya no. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como Perfil sociodemográfico de los internautas españoles 2018: la excluyente baja competencia digital

]]>
Sat, 10 Feb 2018 01:13:00 -0800 http://ictlogy.net/sociedadred/20180210-perfil-sociodemografico-de-los-internautas-espanoles-2018-la-excluyente-baja-competencia-digital/
Transformación digital: Administración y búsqueda de talento http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18900 Pozo iniciático, cortesía de Carlos Calamar. Uno de los temas recurrentes en la Administración, como ocurre en muchísimas otras instituciones, es cómo llevar a cabo la transformación digital. Y, dado que es una organización intensiva en conocimiento, con una fuerte cultura organizativa que depende en gran medida del equipo de personas que la componen, uno de los primeros restos a abordar para dicha transformación digital es la reflexión sobre sus propios equipos: ¿qué competencias deben tener? ¿cómo deben organizarse los equipos? ¿dónde encontrar personas con dichas competencias y capaces de organizarse de una determinada forma? ¿cómo formar en esas competencias y trabajo en equipo? No obstante, todas estas preguntas se suelen hacer desde una premisa: la Administración como organización que provee servicios y prestaciones. En mi opinión, hay en esta premisa una gran omisión. Esta omisión es el papel de la Administración en la ayuda a la toma de decisiones. Cuando se habla de las funciones de la Administración, de la Administración como proveedora de valor público, para mi sorpresa la Administración suele definirse únicamente como proveedora de servicios y prestaciones, dejando de lado una, para mí, función fundamental que es aportar datos, información y conocimiento para una mejor toma de decisiones, para hacer política (en el sentido de políticas públicas, policy). Esta función, al mismo, tiempo, a medida que avanza la transformación digital de la sociedad (no sólo de la Administración) se va haciendo más capilar a todos los ámbitos de toma de decisiones colectivas: no sólo dentro de las instituciones, sino fuera de ellas. Así, las tres patas del Gobierno Abierto (transparencia, participación, colaboración/co-gestión) asumen de forma implícita y a menudo explícita que la Administración aporta datos, escucha el ciudadano y colabora con él para, precisamente, tomar mejores decisiones. Se puede argumentar que estas decisiones son, en el fondo, para la mejor provisión de servicios y prestaciones. Pero esto nos dejaría fuera toda la creación de normas (el legislativo), así como el desarrollo de marcos culturales y de valores compartidos, donde la Administración tiene un papel fundamental como aglutinador de sensibilidades. Entre las normas y los marcos culturales podríamos situar además cuestiones de estrategias sociales e incentivos a los actores privados que, sin ser servicios ni prestaciones, sí forman parte de la actividad de la Administración y donde aporta, indudablemente, mucho valor. Esta omisión se arrastra y en mi opinión toma mayor importancia a medida que avanzamos de lo meramente estratégico hacia lo operativo en lo que en materia de talento se refiere. Es decir, cuando dejamos de decir que la Administración tiene unas funciones a ver qué tipo de personas deben contribuir a desarrollarlas y cómo: el talento de la organización. Al no considerar las decisiones colectivas cómo una de las funciones de apoyo de la Administración, cada vez más vamos cerrando la reflexión sobre la transformación digital en el ámbito institucional y dejamos fuera al ciudadano. Esto ha sido así siempre, y seguramente ha sido una buena aproximación en los últimos sigles. Pero si hablamos de transformación digital, es una cuestión cada vez menos cuestionable que uno de los principales impactos de esta transformación digital es la disputa de soberanías entre las instituciones y los ciudadanos. Cuando habitualmente se habla, por ejemplo, de nuevos canales de comunicación para la Administración, y se habla sobre todo de redes sociales, se habla de éstas como si se tratara de un espacio físico. Sin embargo, vistas desde el empoderamiento ciudadano y la toma de decisiones colectivas, las (plataformas de) redes sociales no son un espacio, sino el reflejo de la articulación de redes sociales (humanas, no digitales), de comunidades (de práctica, de aprendizaje), de colectivos que se han emancipado de las instituciones (públicas, privadas) para hacer cosas. Hacer cosas sin su intermediación y, por supuesto, sin su consentimiento o liderazgo. Si tomamos las redes sociales como meros espacios, la aproximación en clave de recursos humanos y equipos es la de meros espacios donde atraer talento donde es necesaria la presencia de la Administración, gestionar su marca como si de una organización cualquiera se tratara. Pero, de nuevo, bajo un prisma de transformación (que no mera evolución) social facilitada por la revolución digital, los canales digitales — al menos los que son relevantes para nuestro contexto — son “para-instituciones” de facto, con comportamientos similares a las instituciones clásicas hacia fuera, pero con funcionamientos de red hacia dentro. En estos espacios no vale el “ir a”, sino que la lógica debe ser “estar en”: no ir a las redes a buscar talento, sino estar en las redes para interactuar directamente con él. Presencia y gestión de marca es “ir”. Colaborar, cooperar, formar parte de estas comunidades, tiene una lógica muy diferente que requiere de nuevas aproximaciones a la cuestión del talento. Sucede lo mismo cuando hablamos de formación y reconocimiento: de nuevo, a menudo nos limitamos a los espacios estrictamente institucionales, corporativos, formales, para dejar fuera la rica y creciente naturaleza de las redes y comunidades emergentes facilitados o articuladas por las TIC. No obstante, las redes (informales) de profesionales, de innovación, de interés se compone sobre todo de profesionales que forman parte, al mismo tiempo, de otras redes de personas el trabajo e intereses de las cuales orbitan alrededor del trabajo de la Administración. Si queremos capturar talento, si queremos reconocer los méritos, si queremos formar, debemos tener en cuenta estos espacios, estos nuevos espacios que, en el fondo, son una punta de iceberg: no es el espacio que se ve sobre la superficie la parte importante, sino toda la lógica comunitaria que hay debajo. Pongamos un último ejemplo. Cuando se habla de nuevas tecnologías digitales se habla a menudo de comunicación multiplataforma o multicanal o incluso transmedia, se habla de interacción en línea, de movilidad o de ubicuidad, de redes sociales o medios sociales, de big data y data analytics. Y entonces aparece Blockchain como un principio en sí mismo (a menudo que pasa el tiempo, una tecnología sustituye a otra, pero el ejemplo sigue siendo válido). Es curioso ver cómo se incluye Blockchain (o cualquier otro desarrollo), que es una tecnología específica, junto a conceptos que no son tecnologías sino lógicas de funcionamiento o metodologías o impactos de determinadas tecnologías. No hablamos de teléfonos móviles, o 4G, o tabletas, sino de movilidad. En la misma línea, en lugar de Blockchain, seguramente sería justo hablar de gestión de la información y de toma de decisiones de forma distribuida. Y eso, la gestión de la información y la toma de decisiones de forma distribuida es del que toda esta reflexión: no podemos dejar fuera la toma de decisiones como función de la Administración, y no podemos hacerlo no sólo porque sea una función legítima de la Administración, sino que la ciudadanía se la está disputando. Y resolver esta disputa es, seguramente, el gran reto de la Administración cuando hablamos de transformación digital. Esta entrada publicada originalmente en SociedadRed como Transformación digital: Administración y búsqueda de talento

]]>
Wed, 24 Jan 2018 07:02:00 -0800 http://ictlogy.net/sociedadred/20180124-transformacion-digital-administracion-y-busqueda-de-talento/
Decidim.index. Juan Romero: managing conflict to improve the democratic process http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18899 Notes from the Decidim.index: indices for the democratic quality of online participation , organized by decidim.barcelona and held in Barcelona, Spain, on 19 January 2018. More notes on this event: decidim-index. Juan Romero: managing conflict to improve the democratic process The democratic process is not only a model for governance, but a model for living together. How do we manage conflict in democratic processes? Define, make explicit, mediate and measure. There are two different issues in conflicts: the dimensions of the conflict and the actors of the conflict. Measuring the debate can be difficult and especially difficult to manage if we had not prepared it in advance. Technologies and methodologies can help to structure deliberations. Argument mapping can be very useful to achieve such structuration and thus improve deliberation and the whole democratic process. This post originally published at ICT4D Blog as Decidim.index. Juan Romero: managing conflict to improve the democratic process

]]>
Fri, 19 Jan 2018 02:20:00 -0800 http://ictlogy.net/20180119-decidim-index-juan-romero-managing-conflict-to-improve-the-democratic-process/
Decidim.index. Miriam Sol & Carla Cordoncilo: Systems of indicators of quality http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18897 Notes from the Decidim.index: indices for the democratic quality of online participation , organized by decidim.barcelona and held in Barcelona, Spain, on 19 January 2018. More notes on this event: decidim-index. Miriam Sol & Carla Cordoncilo: evaluation system for the programme of active democracy The system was designed after the logical framework approach. A matrix of indicators (simple and complex indicators) was created and then came the design of the sources of verification. Finally, the evaluation system was created. Active democracy includes:

Citizen initiatives. Participatory processes. Citizen consultations. Participation bodies.

In this project the focus was put on participatory processes. Main dimensions: accessibility, diversity, plurality, traceability, transparency, operations. These aspects should not be measured outside of their context, as most of them are very sensitive to it. Thus, quality or achievement of specific thresholds in indicators should be measured in relationship with environmental values. E.g. diversity in participation has different meanings in neighbourhoods that have a multicultural social tissue or in neighbourhoods that are socially or culturally more homogeneous. Less diversity in the latter is to be expected, while low diversity in the former should be considered as a failure. This post originally published at ICT4D Blog as Decidim.index. Miriam Sol & Carla Cordoncilo: Systems of indicators of quality

]]>
Fri, 19 Jan 2018 02:01:00 -0800 http://ictlogy.net/20180119-decidim-index-miriam-sol-carla-cordoncilo-systems-of-indicators-of-quality/
Decidim.index. Sofia de Roa: Systems of indicators of quality http://ictlogy.net/lifestream/items/view/18898 Notes from the Decidim.index: indices for the democratic quality of online participation , organized by decidim.barcelona and held in Barcelona, Spain, on 19 January 2018. More notes on this event: decidim-index. Sofia de Roa: Systems of indicators of quality The point of departure to design a system of indicators for democratic quality is transparency. Two types of organiations in relationship to transparency: 180º organization:

What for transparency: to disclose information from the past. Why transparency: external motivation: to look nice in transparency indices and gain recognition. What do we make transparent: operative aspects related to production, such as people, economy, structure and processes. How do we become transparent: on their own, with their own tools.

360º organization:

What for transparency: to disclose commitments and measure improvements. Why transparency: intrinsic motivation: responsibility, work well done, the common good. What do we make transparent: all the value chain, including vision and mission, values, strategies, etc. How do we become transparent: in a participatory way, with all stakeholders.

How to operationalize concepts such as diversity, democratic quality, gender balance, social autonomy, etc.? Systems of quality indicators: choose, improve, etc. This post originally published at ICT4D Blog as Decidim.index. Sofia de Roa: Systems of indicators of quality

]]>
Fri, 19 Jan 2018 01:38:00 -0800 http://ictlogy.net/20180119-decidim-index-sofia-de-roa-systems-of-indicators-of-quality/