Listas abiertas ciudadanas del Partido X: meritocracia o participación a la fuerza

Tal y como se anunció en su momento, la Plataforma Ciudadana Partido X ha iniciado la elaboración de las listas de (pre)candidatos que presentará en su candidatura a las próximas elecciones europeas.

El proceso de elaboración de las listas es relativamente simple, aunque lo novedoso de su diseño ha provocado no pocas sorpresas. A grandes rasgos, se elaboran dos listas en paralelo: una con miembros de la plataforma y otra con personas ajenas a ésta y propuestas por la sociedad civil en su conjunto (generalmente miembros y simpatizantes de la plataforma, pero no solamente). Elaboradas las dos listas (recordemos, una para miembros, una para no miembros), se fusionan éstas en una única lista también preliminar y se somete a votación popular previo debate público para acabar conformando una lista definitiva.

La principal novedad, pues, de este sistema, es la presentación de candidaturas independientes que, a diferencia de la mecánica habitual de un partido, no son cooptados por la dirección del partido o el órgano en que este haya designado la elaboración de las listas, sino que son propuestos por (llamémosles así) las bases del movimiento.

Resumiendo, pues, tenemos:

  • Un sistema de primarias donde no hay unos candidatos que se postulan para ir en la lista (ni mucho menos para liderarla) sino un sistema en el que tanto la composición como el orden son determinados por los miembros de la plataforma y sus simpatizantes.
  • Unas listas abiertas no a la hora de elegir a los representantes, sino unas listas abiertas a la hora de elegir a los candidatos que integrarán las listas y que incorporan, de forma equilibrada, personas que forman parte de la plataforma y personas ajenas a ésta o independientes.

¿Qué ventajas tiene este sistema? Seguramente dos (que, en gran medida, son la misma):

  1. Se mitiga en gran manera el servilismo existente en muchos partidos que provoca el anhelo a ir en la lista, perdiéndose capacidad crítica con las dinámicas e ideas del partido, generando ausencia de debate o divergencia con las decisiones de la cúpula directiva, etc.
  2. Se premia hasta el límite la meritocracia, las capacidades demostradas de ser capaz de realizar determinadas tareas, la especialización, la profesionalización no en política sino en asuntos de interés político, etc. En definitiva, se abre la puerta al aire fresco y al talento que pueda venir de fuera del partido.

¿Qué desventajas tiene este sistema? A estas alturas se hacen difíciles de prever, aunque a tenor de algunos desencuentros con algunos precandidatos y algunos comentarios surgidos sobre el proceso, podemos apuntar ya al menos dos:

  • Falta de implicación o identificación con el proceso: es fácil sentirse halagado por ser incluido en una lista por “aclamación popular”. Es mucho más difícil identificarse, mojarse y defender los colores. Y, en última instancia, cabe la duda de hasta qué punto esa persona sabe que se compromete a viajar a Estrasburgo o Bruselas en representación de los ciudadanos y para defender el programa del partido. Si los listados aguantan hasta el final por simpatía, y se rajan al entrar en la lista definitiva (yo lo hacía por apoyar), ¿qué tipo de lista quedará?
  • Legitimidad de la adscripción. No solamente puede una persona sentirse halagada pero poco comprometida, sino que cabe la posibilidad que una persona en particular sienta rechazo por el Partido X. ¿Con qué legitimidad se atribuye la plataforma ciudadana la facultad de incluir a nadie en sus listas? En el fondo, esta situación no es nueva: todos los partidos hacen listas de independientes a invitar a apoyar o a figurar en sus listas. El problema, aquí, es que se hace en abierto, con luz y taquígrafos. Antes “nadie” sabía de que pié político cojeaba cada uno: ahora se difunde urbi et orbe y sin aquiescencia del implicado.

Dicho esto, y a título estrictamente personal, sigo encontrando interesante el experimento del Partido X, aunque probablemente se debería reflexionar porqué hay personas que se han molestado al verse incluidas en unas listas de un partido político, por muy preliminares que sean, por muy colaborativa y externa que haya sido la propuesta. Probablemente hay aquí un interesante debate sobre las diferentes concepciones que todos tenemos sobre qué es privacidad y libertad ideológica. Los puntos de partida son opuestos: para el Partido X, ser propuesto no atenta contra la privacidad; para otros, “verse mezclado” es un uso no permitido de su persona. Como no habrá punto medio de consenso, puede que la solución sea trabajar algo más los protocolos.

Por otra parte, también es cierto que los (pre)candidatos propuestos en las listas del Partido X podrían, más allá del hecho de aparecer en la lista, pensar en porqué los simpatizantes (no el partido) los han puesto ahí. Reza el refrán: Haz lo que yo te diga, no lo que yo haga. En un mundo digital, todas y cada una de nuestras acciones dejan una traza, fácilmente almacenable, reseguible, remezclable, publicable. Nos pasamos nuestra vida digital comentando, gustando, reenviando, referenciando contenidos y personas a lugares y personas determinados. Ello configura una forma de presentarse en sociedad (identidad digital, le llamamos a veces) que otros interpretan a su modo… no al nuestro. A veces no somos conscientes de la imagen que damos y de los compañeros de viaje que con ella arremolinamos a nuestro alrededor. Si en el bar era fácil saber con quién nos sentábamos a la mesa, ni la mesa virtual es ahora tan clara ni lo son, ni mucho menos, el resto de comensales. Creo que sobre esta cuestión, sin duda crucial, nos interpela también el ejercicio del Partido X.

(Abro paréntesis: no quiero dejar de decir que la jerga que sigue utilizando la plataforma — nodos, matriz, kernel… — no ayuda en nada al acercamiento de posiciones.)

Una última reflexión.

Como viene siendo costumbre apuntar, nadie sabe en qué terminará la andadura del Partido X. En el por ahora todavía poco probable caso que obtenga algún escaño en el Europarlamento, su incidencia cuantitativa será poco menos que anecdótica. Ahora bien, su incidencia cualitativa — y esta es una opinión muy especulativa — sí puede ser, al menos a nivel estatal, significativa. Las iniciativas por las que ha avanzado el Partido X, desde la configuración misma del partido, la elaboración de su programa, la búsqueda de apoyos, la organización y financiación de su gira de presentación, así como esta última sobre la elaboración de listas, sitúa a mi parecer al Partido X como el laboratorio de participación política institucional más interesante que tenemos ahora en marcha (con el permiso de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que no incluyo en la categoría de “política institucional”). La crítica a su aparente ingenuidad, falta de pragmatismo y cálculo politológico no es más, de nuevo en mi más personal opinión, que una muestra de cuan podrida está la política institucional en España, basada en el tacticismo cortoplacista y el feudalismo partidista.

Nos sorprende que alguien se tome la política con honestidad y transparencia: así están las cosas.

Entrada anterior: Los costes relativos de participar en política

Entrada siguiente: Democracia líquida: contra la falsa disyuntiva de la democracia directa o la democracia representativa

16 Comments a “Listas abiertas ciudadanas del Partido X: meritocracia o participación a la fuerza” »

  1. La crítica “..es una muestra de cuan podrida está la política institucional…” no es al método #DemocraciaYPunto, herramienta democrática mejorable en construcción, si no a la podredumbre que nos rodea: caciquismo feudal y cortoplacismo.
    En cualquier caso es una análisis muy bueno aunque encontré una intención crítica especialmente virulenta en los apartados de falta de implicación (repasaría las propuestas puesto que es gente muy implicada) y la legitimidad popular???(será más legítimo esto que elegir entre aquellos que ponen unos pocos).
    Por otra parte la falta total de mención a la posibilidad de #VotoPermanente muestra cierta carencia de profundidad en los comentarios y falta de proposición en las soluciones.
    En lo que respecta a las personas propuestas por su capacidad si no les interesa con decir que no vale.

    Enhorabuena y gracias en cualquier caso por el artículo.

    Ánimo y Saludos.

    • Hola disidencia007,

      No hay, por mi parte, intención crítica y ni mucho menos virulenta. Solamente intento hacer inventario de los potenciales riesgos (y beneficios) de este tipo de iniciativa. Que sean más o menos probables eso supongo que queda a juicio de cada uno, juicio que yo tampoco emito o no tengo intención de emitir.

      Tampoco comparo con otras opciones, sobre las que tengo opinión pero, sobre todo, han sido mejor analizadas por otras personas, como por ejemplo Anduiza, E., Balcells, L., Fernández-Albertos, J., Font, J., Galais, C., Gallego, A. & Muñoz, J. (2011). La reforma del sistema electoral. Guía breve para pensadores críticos. Barcelona: UAB-CSIC.

      Sobre el interés que tengan o no otras personas, precisamente ese es el quid de la cuestión: si les basta o no con decir que no les interesa, o hubiesen preferido no figurar de buenas a primeras. Como con el caso anterior, me limito a presentar los distintos pareceres sin emitir juicio alguno.

      :)

      i.

      • Okis gracias por responder tan rápido y tan correctamente. Es curioso porque tengo la impresión de la buena intención constatada con tu respuesta, pero en los matices el diablo…

        Juicio u opinión son sinónimos, es el matiz.
        Un matiz que en la respuesta a la pregunta sobre desventajas es juicio subjetivo emitido, en “Por ahora poco probable caso…” es otro calro juicio subjetivo a mi modo de ver, muy relacionado con el abuso del plural aglutinador “tenemos” “podemos” compensado con “estrictamente personal” “mi más personal opinión”.

        En un análisis lingüístico la intencionalidad positiva la pasa raspando, puesto que está cuajado de píldoritas buenas y no tan buenas.

        Pero es mi opinión ;-)

        Personalmente lo vivo como un método científico de mejora democrática previo a la partitocracia.

        Es Ruptura ciudadana.

        Ismael Gracias otra vez.

        Ánimo y Salu2

        • Hola de nuevo.

          Juicio y opinión no son sinónimos — al menos no en el uso que les daba en el anterior comentario.

          Opinión es mostrar una preferencia o disgusto por algo. La opinión siempre se emite a título personal y en relación a las propias convicciones.

          El juicio es categórico: algo es bueno o malo, verdadero o falso. Sin relativismos. Es un absoluto.

          Yo he intentado (con mayor o menor éxito, está claro) opinar sin emitir juicio alguno, apuntar riesgos probables, beneficios potenciales. Y, sobre todo, hacerme eco de las diferentes voces que (a favor o en contra) han opinado sobre la confección de la lista 0A.

          Me temo que no soy un experto en lingüística ni semiótica: mi uso de la primera persona del plural no esconde ninguna intención consciente. Es, meramente, una cuestión de estilo: no me gusta la primera del singular cuando intento tratar un tema que no me concierne en (valga la redundancia) primera persona :)

          i.

  2. Dentro de no más de tres años este tipo se listas nos parecerán algo algo normal y todo esto será pura anécdota, como cuando pensamos en como era nuestra vida antes del Tlf movil

    • Tal vez algo más de tiempo pero si, comparto tu opinión. Aprovecho para decir que me ha gustado mucho el artículo de Ismael y también su, a mi modo de ver, sentido de la equidad. Gracias

  3. Pingback: Un mundo imperfecto | @Partido_X

  4. Interesantes reflexiones, si señor. Yo tbn pienso que esto es una especie de experimento que quedara casi en nada pero que abre una via inexplorada que genera muchas preguntas por responder. Tbn estoy de acuerdo con que en unos años no sera tan raro y quiero imaginsr que dentro de algunos años tendremos la obligacion de representar a la ciudadania si esta nos elige.
    Desde luego pienso que si te planteas estas codas serias buen candidato ¿aceptarias el reto?

    • Aclarar que lo de se quedara en nada sera en estas europeas (ojola no). En las siguientes ya veremos. Y dentro de diez años obligstorio.

    • Gracias por el cumplido, Rafael: alguien más tuvo esa idea (probablemente también como reacción a este artículo) y, directamente, me nominó.

      Decliné porque no tengo intención de ir a Bruselas, en ninguna lista, y me pareció coherente no dar falsas señales :)

      i.

  5. El nacimiento de PartidoX despertó una enorme esperanza en lo más profundo de mi impotencia. Poco antes propuse algo parecido en Facebook, a ver si había personas honestass capaces de materializar un proyecto similar al de PartidoX que no produjo eco alguno. Cuando conocí el vuestro di un brinco de alegría y esperanza, pero tengo una duda: vuestras buenas intenciones (de las cuales no dudo) permanecerán en el tiempo ¿o acabará el Partidox acomodándose al Sistema corrupto como todos los demás partidos? Ese es mi temor. Adelante, amigos.

    • Félix, yo también me hice la pregunta que acabas tu de hacer: ¿acabará el Partidox acomodándose al Sistema corrupto como todos los demás partidos? y encontré la respuesta en esta página: http://partidox.org/programa/

      La respuesta es Democracia y Punto. Este punto, es un mecanismo compacto e indivisible formada por cuatro piezas: Transparencia en la gestión pública, gobierno con control ciudadano, derecho a voto real y permanente y por último, referéndum vinculante.
      Este mecanismo está blindado ya que el uso efectivo de cada una de sus piezas hace que la Democracia esté bajo el control del pueblo de una vez por todas y para siempre. Cualquier persona u organismo se tendrá que preocupar muy mucho de ser honesto y efectivo en su labor ya que, estando todo a la vista de todos en cualquier momento, si hay algo que no haga por el bien de todos, será señalado y ejecutada una mejorada.
      Si una persona se corrompe, si no cumple etc, será sustituida de inmediato.
      Como ves, aplicando Democracia y Punto nunca mas podrá haber cabida a esta lacra que ha corrompido todo.
      Añado además, que la Red Ciudadana trabaja sin descanso para que esto se acabe a través de su Comisión Anticorrupción, si aún te queda cualquier duda a tu respuesta lee: http://partidox.org/red-ciudadana-partido-x-anuncia-creacion-de-comision-ciudadana-anticorrupcion/

      Y ahora, viendo estos procesos que en cualquier momento se mejoran entre todos… ¿te queda alguna duda mas?
      A mi no, conociendo todo lo que ya han hecho, los hechos, hablan por sí solos.

      Saludos

    • Me reconozco en tu comentario. Y de hecho de la ilusión mezclada al temor este que citas(y muchos mas), supuso que me ponga a seguir muy de cerca el partido X.
      El funcionamiento del partido X se basa en un metodo. Que creo es corruptible, pero su corrupción involucraria a muchissima mas gente que lo que pasa en el sistema actual y esto mitiga al poder de los politicos. Porque no se trata de darle mas poder a unos ciudadanos “buenos”. Se trata de quitarles poder a la clase politica repartiendolo entre los ciudadanos que quieran participar. Este es un punto importante porque me gustaria decir que “todos juntos blahblah” pero creo que estamos muy lejos de aquello. Cambian las cosas los que se quieren mover por ello (“mover” en su sentido amplio).
      Tambien se haria mucho mas complicada su corrupción, por el sistema de transparencia que tiene implementado.
      Tienen propuesto desmantelar el partido una vez aplicado su programa. Esto, me parece TAN Utopico e increible que no se si me estoy equivocando ahora al decirlo. Pero fue lo que me convencio de no temer.

      Solamente a partir de este camino que proponen, seria poco cada paso que hagamos para que avance la historia hacia la democracia. Pero lo mejor es que hay muchos caminos que apuntan a esta dirección, todos no se cruzan siempre entre ellos pero muchos son guays ( muy conocidos y movedores estan Podemos, PAH, CUP, y ahora Marea Democracia ).
      Me parece claro que lo que pone en la mesa el partido X es revolución democratica. Estamos en un momento de cambio hacia el cual las “democracias” del mundo ya no podran definirse de esta manera.

      Me parece tan genial lo que supone y lo que propone la Red Ciudadana, que me quedo perplejo frente a mi opinion.

      Creo que si pasa el cambio en españa sera gracias a la multitud de movimientos. Si seguimos compartiendo y poniendonos deacuerdos en minimos ya nada nos parara ! Ni el tiempo !
      Y una vez en una democracia real podremos por fin occuparnos seriamente del planeta.

      Hay prisa ! pero no need to run. Gracias por el articulo !

  6. El exito o el fracaso de este proyecto, dependera como dice Ismael de el ” cortoplacismo “.
    Como todo en esta vida,se trata de educar y predicar con el ejemplo.
    Depende de todos nosotros,los ciudadanos honestos,y que somos conscientes de lo que ocurre.
    Si trabajamos con tesón y perseverancia, en pro del bien común, no se cuando, pero el exito estará garantizado.

  7. Pienso que no debemos preocuparnos por los reveses que se presentan, siempre que surge algo nuevo conlleva dificultad, si bien es cierto que sin dificultad no se consigue nada. Lo contrario seria quedarse en casa tranquilo, pasando de todo y votar los mismos que hasta la fecha están gobernando, pero esto ya sabemos den de nos lleva.
    A si que manos a la obra y a por todas.

    Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.

  8. Estoy de acuerdo con M Luisa: quedarnos en casa porque este proyecto tampoco es perfecto y puede que acabe saliendo mal, sería seguir como hasta ahora, consintiendo que hagan con nosotros todo lo que quieran.
    Yo creo que lo importante es moverse hacia adelante, si no llegamos todo lo lejos que nos gustaría, tal vez, con nuestro ejemplo, otros continúen el camino o inicien otros menos imperfectos. Pero si nos quedamos parados y callados cada vez que nos pisen, solo vamos a conseguir que nos sigan pisando.
    Personalmente, puede que me sigan pisando eternamente, pero, al menos, me oirán quejarme y me verán revolverme para evitar que vuelva a alcanzarme su bota.

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.