Los datos no son de los gobiernos sino del ciudadano. Entrevista en Diari de Tarragona

La semana pasada me entrevistó Raúl Cosano para el Diari de Tarragona a raíz de la noticia de que El 27% de municipios incumple la ley por no rendir cuentas a tiempo.

Estuvimos charlando un buen rato y lo que sigue es la entrevista que se publicó el pasado domingo 5 de enero de 2014. Agradezco a Raúl las buenas preguntas, que me obligaron a poner en orden algunas ideas :) Algunas afirmaciones han quedado algo categóricas por la necesidad de abreviar.

NOTA 09/01/2014 20:12:

Como puede leerse en los comentarios, he tenido un intercambio de pareceres con Jordi Graells, responsable de Contenidos e Innovación en la Dirección General de Atención Ciudadana y Difusión de la Generalitat de Catalunya. Creo que el intercambio ha sido muy rico y se han aclarado algunos puntos de desencuentro.

No obstante no quiero dejar de decir que la entrevista que sigue, así como en general mis observaciones respecto a la Administración, suelen centrarse en quién pone las cosas difíciles y no en quién trabaja para que las cosas sucedan. Esta posición creo que quedó clara cuando expliqué por qué iba a ir a la presentación de la (muy criticada) web del Senado así como las reflexiones que salieron de dicha comparecencia y la necesidad de tender puentes entre distintas aproximaciones a la abertura de la Administración.

Por último, considero que es muy saludable criticar las instituciones de la democracia sin que por ello debamos entender que criticamos su función o a las personas que trabajan en ellas. Y es en este sentido que emito los juicios (personales) que siguen a continuación.

Dicho lo cual, pido disculpas a Jordi Graells y a su equipo si se han sentido atacados tanto a nivel personal como a nivel profesional: nada más lejos de mi intención. Como le comentaba a él personalmente, mi reflexión va más dirigida hacia aquellos que toman decisiones que no hacia aquellos que las ejecutan, por mucho que es cierto que los ejecutores, si son buenos, también son propositivos y toman decisiones en su quehacer diario.

NOTA 13/01/2014 12:44:

El resultado “final” de este apunte: reunión en la Dirección General de Atención Ciudadana el próximo 30 de enero de 2014 para hablar de los puntos fuertes, débiles y hoja de ruta del Portal de Transparencia de la Generalitat de Catalunya. Gracias por escuchar y darme la oportunidad de explicarme :)

La ley de transparencia es de las peores del mundo

¿Vamos en la buena dirección en cuestión de transparencia?

No, no lo creo. No estamos mejorando. La nueva ley de transparencia nace caducada, es muy floja y da una coartada a los que no quieren ser transparentes. Es una ley muy mala que permite a los que la han hecho decir que han cumplido. Deslegitima las peticiones para pedir más y agota el debate. Es de las peores leyes del mundo.

¿No mejora lo que había?

Es más que no tener una ley, claro, pero objetivamente es muy poco ambiciosa y cierra el debate, nos estanca. Es igual que la ley de la dación en pago. ¿Estamos mejor ahora que antes? No. El recorrido parlamentario se agotó.

¿Se ha progresado al menos en términos de mentalidad?

Es verdad que en los últimos dos o tres años ha habido una presión muy grande hacia las administraciones. Se está creando un sustrato o un estado de opinión para que las administraciones se abran. Los casos de corrupción también han puesto el tema sobre la mesa y hay más gente concienciada, pero no hay nada más, más allá de ejemplos puntuales.

¿Para aparentar?

Son ejemplos de cara a la galería. El portal de transparencia de la Generalitat es muy deficiente, igual que lo que hacen los ayuntamientos, pero no vayamos al origen, sino al destino: ¿Qué puede hacer el ciudadano sobre esos datos? ¿Y de qué forma?

Un ejemplo interesante es la web del Congreso. Es antigua pero ha hecho un esfuerzo grande de pasar a lenguaje XML. Se puede trabajar de forma automatizada, para que se presente de forma visual.

Y ahora vamos al tema de la calidad. Que pongan los datos está bien, pero luego cuesta mucho encontrar esta información. Los concursos, por ejemplo, sí están publicitados pero saber cuánto dinero ha ingresado una empresa de todas las administraciones de España es complicado, cuando a nivel tecnológico se puede hacer con un solo clic. Eso sería transparencia.

¿Qué tiene que cambiar?

Fundamentalmente, dos conceptos. Los gobiernos creen que la información es suya, y no: es del ciudadano. El gobierno es un mero intermediario que usa los datos para gestionar la cosa pública. Eso es muy importante tenerlo en mente. Ese señor que coge los datos del ciudadano y los usa para tomar decisiones está de prestado. A veces parece que los datos sean del gobierno, que tiene a bien compartirlos contigo.

Es una mentalidad antigua.

Hay que cambiar la perspectiva. Si antes el ciudadano no tenía esos datos es porque era carísimo, era insostenible enviar los datos a todo el mundo. Ahora, con Internet, todo está mucho más claro.

¿Dónde más hay que mejorar?

La segunda cuestión es ver qué está abierto y qué cerrado. Antes tenía sentido que los datos fueran cerrados por el coste de enviar un papel. Esa perspectiva de ‘por defecto es cerrado’ y si alguien lo pide, lo abro, ahora tiene que ser al revés, aprovechando la digitalización: todo es abierto y lo que no se puede saber, se protege. Por defecto, todo es abierto y después cierras. Y si el problema es la protección de datos, se pueden anonimizar. No hace falta saber los nombres.

Entrada anterior: La izquierda española: desbandada hacia la abstención

Entrada siguiente: Sesión de trabajo sobre el Portal de Transparencia de la Generalitat de Catalunya

5 Comments a “Los datos no son de los gobiernos sino del ciudadano. Entrevista en Diari de Tarragona” »

  1. Estoy de acuerdo con que la difusión de los datos por parte del Gobierno hacia los ciudadanos, es una obligación y no un favor. Ya no existen excusas del costo de la difusión gracias al avance y constante evolución tecnológica; pero también hay que reconocer que gracias a esa tecnología los datos están disponibles de manera más rápida y con diferentes formas de difusión, ya sea los datos brutos o a través de informes.

  2. Hola Ismael!

    Me ha sorprendido la contundencia de tu afirmación “El portal de transparencia de la Generalitat es muy deficiente” además de considerarlo un producto “de cara a la galería” (he de confesar que no me tenías acostumbrado a este registro, por lo menos con esta contundencia…).

    Junto con la sorpresa también me sabe un poco mal porque esta afirmación tan categórica a nosotros nos parece injusta. Me refiero al equipo de personas que estamos trabajando la web de transparencia de la Generalitat. Teníamos la sensación que estábamos abriendo camino con la publicación de contenidos y materiales que están costando mucho de conseguir, y no tanto por la posible resistencia a publicarlos por parte de personas (que tampoco ha sido tanta) sino porque estamos convencidos que contribuimos al gran cambio en la Administración, al cultural.

    Por esto –y porque no acabo de entender una afirmación tan categórica sin ninguna argumentación ni explicación– me gustaría que nos viéramos y que nos contaras en un estilo, como creo que te caracteriza, qué echas en falta, qué elementos te hacen pensar que se trata de una operación de ‘maquillaje’, por donde ‘atacarías’ el tema…

    Por nuestra parte estaremos encantados de explicarte cuál es nuestro proyecto, la planificación que seguimos, qué contenidos vamos a publicar próximamente, con qué formatos, el ‘roadmap’ de la web, etc. Todo lo que te interese; a tu disposición…

    • Hola Jordi.

      Como digo en la introducción a este apunte, “estuvimos charlando un buen rato” y “algunas afirmaciones han quedado algo categóricas por la necesidad de abreviar”.

      La yuxtaposición entre ejemplos de cara a la galería y el portal de transparencia no recuerdo haberla hecho yo. Fíjate que para ejemplos de cara a la galería enlazo la triste Ley de Transparencia española.

      En la conversación — aunque no en el artículo final — mencioné un ejemplo paradigmático de lo que yo considero transparencia de cara a la galería: lo que hizo el ayuntamiento de Badalona hace unos años después de varios años de presión ciudadana para que publicara los presupuestos. Los acabó publicando, sí, pero en un PDF escaneado como imagen. Y después el consistorio se jactó de haber cumplido con las peticiones de los ciudadanos. Esa es mi concepción de ser transparente para aparentar.

      Dicho esto, no creo que el portal de transparencia de la Generalitat sea se cara a la galería en su concepción. Pero sí creo que es muy deficiente.

      Querría que no se confundiesen aquí dos cuestiones que no tienen nada que ver en absoluto: una, la dedicación y tesón que muchas personas (como tú, por ejemplo) estáis dedicando a abrir la Administración, y otra muy distinta las grandes resistencias políticas que estáis encontrando y que tú mismo reconoces con un “están costando mucho de conseguir”. Cuando, en mi caso, pongo de relieve las deficiencias del portal, por lo general no centro mi crítica en quienes lo hacen posible, sino en quienes lo hacen imposible.

      Un ejemplo en positivo de lo que estoy diciendo es el que menciono en el texto sobre el Congreso: el portal sigue siendo muy “complejo” (digámoslo así) y las dificultades para abrir todavía mayores que en el caso de la Generalitat. No obstante, ha sido el esfuerzo de gente como tú, o en este caso Miguel Ángel Gonzalo y su equipo, que ha hecho posible exportar a XML algunos de sus contenidos. El día que señale las carencias de congreso.es — y hay espacio para hacerlo, creo que estaremos de acuerdo con ello — no debería verse esto como un ataque contra los técnicos sino contra quienes toman las decisiones, que suelen ser políticas.

      Me preguntas qué hace falta. Y me remito a una de mis últimas reflexiones: no es qué me da la Administración, sino qué puedo hacer yo.

      Ejemplo.

      En el Portal de Transparència de la Generalitat hay una opción que es Gestión, dentro de la cual se encuentra Estudios y dictámenes.

      Este enlace nos presenta, ahora mismo, 5 documentos con el informe de seguimiento de estudios y dictámenes para el período 2011-2013.

      El 1r semestre de 2013 se encargaron 61 estudios por un valor de 497.426,80 €.

      Bien, ¿dónde están esos estudios?

      Está claro que la culpa de que no estén (o de que estén enterrados en algún lugar del ciberespacio de la Generalitat) no es técnica, sino política.

      Y está claro — al menos para mí — que eso no está ni siquiera cerca de la transparencia: de esos informes, además de no poder acceder a ellos, no sabemos a quién se encargaron y apenas si se publica un título a veces poco ilustrativo.

      Otro ejemplo — y con este termino.

      Dentro de Gobierno y presidente, en Retribuciones y variaciones patrimoniales de los altos cargos. Tanto las retribuciones como las dietas van agrupadas por departamentos y no por personas, y publicadas por separado en documentos PDF escaneados como imagen. No se conserva, además, el histórico.

      ¿Resultado? Es muy laborioso saber cuánto ingresa una persona en particular y prácticamente imposible saber la variación a lo largo de los años. Por supuesto, esta información figura en los DOGC pertinentes… pero remitirnos al DOGC no debería ser el destino final del portal.

      Recapitulando:
      – No mencioné el Portal de la Generalitat como “de cara a la galería” ya que reservo esa categoría a desfachateces como la que he relatado hace un momento.
      – Sí considero que le queda mucho por hacer, y no tanto a nivel técnico, sino político.

      Para mí la prueba del nueve es: ¿podría yo tomar decisiones fundamentadas con la información que me da este o aquel portal? Si la respuesta es no, tenemos un problema (puede que la respuesta sea no porque mis representantes políticos toman decisiones sin ningún tipo de información, en cuyo caso no tenemos uno, sino dos problemas).

      Espero haber aclarado tus dudas :)

      i.

  3. Ismael, encantado de seguir una relación epistolar sobre el tema, pero tengo muy poco tiempo :-) (gracias por entenderlo). ¿Cuándo quedamos y te enseñamos por qué están las retriuciones en pdf, etc., etc.? Creo que nos enriqueceríamos mutuamente, de verdad.

    Pero sí que debo aclarar dos cosillas. Por un lado, no he percibido [ni grande ni pequeña] resistencia política (me refería a ‘cambio cultural’ del conjunto de la organización, que es distinto) y aquí está lo divertido del tema. Segunda cuestión, publicar un portal de transparencia és relevante pero lo és aún más, si cabe, contextualizarlo con su entorno más inmediato y, por lo tanto, conocer los ‘tempos’ que van a seguir.

    Y, para acabar, agradezco tu inteligente observación, que sí comparto porque pretende ser el objetivo del portal como hemos dicho en más de una ocasión: dar información del modo más transparente y útil para que la ciudadanía se pueda formar libremente una opinión sobre un determinado tema.

    • Sobre las resistencias, celebro muy sinceramente que no las hayas encontrado a título personal: el hecho mismo de que se confíe en ti es ya una muestra de que hay quien trabaja en la misma línea también desde el ámbito político. Pero creo que estos son, por desgracia, excepciones que deben competir con una cultura que cala más fondo y puede resultar imperceptible.

      Por ejemplo, estoy seguro que nadie en el gobierno ni se considera machista ni en absoluto cree que la mujer no pueda desempeñar el mismo papel que un hombre en la sociedad. Y, sin embargo, la composición del actual Consell Executiu es de 3 mujeres de un total de 14 miembros. Espero que se entienda la comparación.

      En lo que se refiere a implementación, en mi opinión hay una gran diferencia entre lo que se puede hacer de lo que se debe hacer en política. Que haya un motivo para que las retribuciones estén en distintos documentos PDF y como imagen en lugar de una base de datos exportable a CSV no significa que la solución sea buena ni mucho menos. Porque no lo es. Aceptaré, por supuesto, las razones para que eso sea así siempre y cuando se acepte a cambio que es un subóptimo y, como tal, debe ser una medida transitoria.

      Quedamos cuando quieras y te emplazo a que me cites tú. Es más, podría ser una sesión de trabajo en abierto de la que pudiese salir un documento que compartir.

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.