Breve apunte sobre quién no va a las manifestaciones

Cada vez, cada vez, absolutamente cada vez que un grupo de ciudadanos sale a manifestarse, les falta tiempo a los políticos que se oponen al signo de la manifestación para afirmar, sin ningún tipo de rubor, que todos los que no fueron a la manifestación (absolutamente todos, incluso los que fueron pero no pueden probarlo o se saltaron la hora del recuento) son ciudadanos que se oponen a lo que reivindicaban los que ocuparon las calles y avenidas de las ciudades y de la virtualidad.

Da igual el número de participantes y el recuento de asistentes. Sin lugar a dudas, siempre, absolutamente siempre pasan dos cosas en esos mentideros que se han convertido los comunicados oficiales de la política:

  1. Se fijará arbitrariamente el número de manifestantes que mejor convenga (esto sucede también a menudo entre los movilizados, dicho sea de paso).
  2. Se contará entre los opositores a la movilización a todo aquel que no haya probado ante notario, y durante todos los años de su vida, posicionamento intachable a favor de lo manifestado.

Y así, claro, salvo en caso de guerra nuclear (donde todos se ponen de acuerdo en morirse al mismo tiempo), no hay forma humana de pasar de ser una minoría. Y en democracia, ya se sabe: la tiranía de la mayoría (silenciosa, eso sí). Y aquí paz y mañana gloria. Por favor, dispérsense. ¿Hablar? ¿A quién representan ustedes, salpicadura de voluntades imaginadas?

Solamente en 2012 se calcula que hubo 120 manifestaciones y concentraciones diarias, es decir, unas 44.000. Y las hubo, cabe entender, de todo tipo. Absolutamente de todo tipo. Seguramente no nos equivocamos mucho si suponemos que:

  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación a favor de los derechos de la mujer o contra la violencia machista.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación contra el racismo y la xenofobia.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación por la libertad de orientación sexual.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación a favor del medio ambiente y la sostenibilidad.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación por la cultura y las artes.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación a favor de una vivienda digna o contra los desahucios.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación contra la especulación financiera.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación por un trabajo digno y contra el paro.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación a favor de la libertad de credo e ideología.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación por los derechos de los animales y contra la tortura animal.
  • La mayoría de españoles no asistió a ninguna manifestación que defendiese una regeneración política, mayor rendición de cuentas y total transparencia.
  • [ponga aquí su caso particular]

Y lo que es casi seguro es que la mayoría de españoles no asistió a todas. A absolutamente todas, como mandarían los cánones del compromiso ciudadano.

Siguiendo la lógica con la que iniciábamos este breve apunte sobre quién no va a las manifestaciones, cabría pensar que la mayoría de españoles son unos machistas violentos y deleznables (ellas también); unos homófobos e intolerantes; unos sucios parásitos destructores del planeta; unos incultos, pobres iletrados e insensibles analfabetos; unos egoístas desalmados y carentes de todo tipo de empatía; unos arribistas y cortoplacistas depredadores; unos buitres de carroña, individualistas y competitivos salvajes; unos totalitarios aprendices de dictador absolutista; unos cafres y primitivos trogloditas; y, en definitiva, unos ausentes, apáticos y amorales borregos carne de basura catódica; y [no se olvide de poner aquí, también, su calificativo particular].

Todo esto, y más, son o deben ser la mayoría de los españoles, dado que eso es lo que manifestaron ser al no manifestar ser lo contrario.

Con semejante calaña de ciudadanos, con toda lógica cabe suponer que debe ser verdad lo que reza el dicho: que cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece.

Entrada anterior: Lo que se debe hacer y lo que se puede hacer en política

Entrada siguiente: El derecho a decidir como un derecho individual (no colectivo)

4 Comments a “Breve apunte sobre quién no va a las manifestaciones” »

  1. Saludos,

    Muy buen artículo. Me acuerdo de otro ejemplo: las manifestaciones en contra de ETA, todos los que no fueron es que estaban a favor.

    De todas formas yo creo que la “mayoría silenciosa” a la que se refiere la vicepresidenta es la de los poderes fácticos (mayoría de capital, mayoría en el uso de la fuerza y mayoría de control de los medios de comunicación). Se trata una mayoría “cualificada”, claro está ;-)

    Gracias,
    Carles.

  2. Pingback: Breve apunte sobre quién no va a las manifestaciones

  3. Yo creo que a la mayoría (silenciosa) de nosotros se nos escapó una sonrisa por debajo del labio al oír el argumento de la ministra, y es que oyen el sonido del silencio solo cuando les interesa.

    Lo que no me queda claro si eso lo dijo para alentar a los que creen en “una grande y libre” – libertad enjaulada- para continuar con una campaña mediática que oculte la realidad o simplemente para jodernos a los que estamos aquí pero no fuimos a la manifestación.

    • Perdón, dos erratas:

      1)la señora que puede oír el silencio de las mayorías, no es ministra sino vicepresidenta

      2) las sonrisas se escapan por debajo de la nariz…

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.