Siria: entre Irak y los Balcanes

Hay personas para las cuales la policía son fuerzas de represión al servicio del poder, que a todos quiere subyugar.

Hay personas para las cuales la policía son ciudadanos comprometidos que se desviven por servir y proteger al ciudadano.

Los segundos ponderan su posición el día que reciben un guantazo en una manifestación o sufren un abuso en cualquier Administración mal administrada, desde un aeropuerto hasta una comisaría.

Los primeros ponderan su posición el día que se quedan tirados en el fin del mundo o extorsionan a sus retoños con fotos robadas a punta de pistola virtual.

No creo que haya un punto intermedio como tampoco creo que sea posible mantenerse contra viento y marea en uno de los extremos.

La trágica guerra civil que está sufriendo Siria cuenta ya en su haber más de 100.000 muertos y unos dos millones y medio de víctimas, de entre ellas, un millón de víctimas son niños.

Tras dos años de conflicto, podemos ya afirmar sin dudarlo que lo se Siria no es una reyerta entre Tarantos y Montoyas.

Y la pregunta del millón es ¿qué hacer?

Una de las soluciones es invadir Siria e imponer la “paz”. Algunos tildan ya esta posible intervención de invasión imperialista de Siria. Es una reacción, como mínimo, legítima: en el recuerdo reciente o no tan reciente está grabado a fuego Irak, y cómo su invasión se diseñó en un laboratorio, se urdieron mentiras y falsos informes y se llevó a varios estados a invadir el país contra los acuerdos de Naciones Unidas. Al final quedó la más cruda realidad: una guerra ciertamente imperialista, contra la regulación internacional, con el único fin de hacerse con determinados recursos naturales. Afganistán no es muy distinto. Y la lista es interminable.

La otra solución es no hacer nada, tratar el problema bélico como algo doméstico. También ahí tenemos recuerdos frescos, tanto en el tiempo como en el espacio. En el tiempo solamente hay que retrotraerse un par de décadas para revivir las matanzas que se sucedieron una y otra vez, ante teleobjetivos y televisores, una y otra vez, para apartar los ojos y preparar, en diferido y a toro pasado, el juicio a los genocidas. En el espacio siempre nos quedará la pregunta de por qué Europa no sacó a España de 40 años de dictadura… aunque lo lamentable aquí es que seguramente no habrá consenso sobre la necesidad de hacerlo.

Personalmente no tengo una opinión formada respecto a lo que habría que hacer. ¿Es posible la “paz” a cambio de imperialismo? ¿Es preferible la masacre para preservar la pureza de espíritu? Me asalta y me atormenta la duda. Querría uno que esa duda y tormento fuesen compartidos. Aunque la impresión es que no, que las posiciones están, como de costumbre, encastilladas. Habrá que empezar a aplicarse aquello de que si uno no es parte de la solución, entonces es parte del problema.

Entrada anterior: Movimientos sociales y nueva institucionalidad de la democracia

Entrada siguiente: Por qué iré a la Vía Catalana

11 Comments a “Siria: entre Irak y los Balcanes” »

  1. L’anàlisi és impecable com de costum, Ismael. Crec que una resposta a una disjuntiva semblant ja la va escriure en Jordi Armadans, crec. La seva tesi, que comparteixo, deia, si mal no recordo:

    1) un cop la cosa està fotuda té difícil solució sense efectes col·laterals, del tipus que siguin.

    2) el que cal és treballar a priori perquè aquestes situacions no siguin possibles: desarmament, no venda d’armes a règims dubtosos, etc.

    Crec que ell ho donava com a resposta a algú que preguntava si en nom del pacifisme s’havia de deixar matar sense intervenir.

  2. Molt d’acord amb el comentari d’en Jaume. Ara el mal ja està fet i s’ha deixat que el problema es fes massa gran. Cal actuar abans però hi ha massa interessos barrejats que ho fan molt complicat.
    El meu sentiment és de vergonya i impotència. Com podem deixar que un poble pateixi aquest terrible drama sense fer res? I com poden, els governs occidentals, alimentar monstres com l’Assad durant anys (recordem que és hereu d’un altre genocida, el seu propi pare) sense preveure que podia acabar com ha acabat?
    A quins règims venen armes i donen suport institucional i diplomàtic? No es poden estranyar després de les conseqüències que ells mateixos han ajudat a crear.
    Ara ja és molt tard. S’han barrejat altres grups, estats i interessos. Però la pobra gent continúa patint per totes bandes.

  3. Hola Ismael i Jaume (i Josep Maria, és clar ;)

    Crec Ismael que dibuixes bé els extrems però hi ha punts intermitjos, fins i tot si descrivim ‘tipologies habituals de resposta’: les persones que creuen que cal fer alguna cosa però que una intervenció militar és afegir més dolor i patiment al que ja s’ha patit.
    Certament, no és fàcil però el problema és que el món (entenguem-nos: comunitat internacional formada a partirs d’Estats nació constituïts i condicionats pel poder econòmic) no s’ha volgut dotar de suficients i ambiciosos instruments, eines i recursos per a fer-hi front (justícia internacional en defensa -seriosa i equilibrada és clar- dels drets humans; instauració de mecanismes de prevenció de conflictes; desmilitarització i control armamentístics; foment de la democràcia i penalització dels règims dictatorials -no en funció de serveixen o no els nostres interesso, etc.).

    Veig que en Jaume llegeix i interpreta bé (cap sorpresa en ell) però que ho ha fet també amb els meus textos (gràcies!). Sí, en el cas dels Balcans, d’Iraq, d’Afganistan, de Líbia, de Síria, etc. el debat ‘formal’ es produeix quan hi ha atac militar. Però s’hauria de produir abans: com és que les coses han arribat a l’extrem que sembli que l’única opció és un atac militar? Com és que no hem fet res de tot això que feia falta?

    Arribats a aquests punts finals, els debats sempre esdevenen molt més simplistes i banals i es fa difícil d’introduir reflexions i matisos. En fi, sol passar.

    Esperem que algun dia ens fem grans i realment volguem evitar genocidis, massacres i barbaritats.

  4. Pingback: #NoALaHipocresía.

  5. Interesante artículo… Me hubiese gustado leer los comentarios pero al ponerlos en catalán os quitáis unos cuantos lectores de un plumazo :(

  6. Ismael, somos muchos, quizá la mayoría, los que compartimos tus dudas.

    Lo triste es que esta guerra en Siria comenzó después de meses de protestas de la ciudadanía que estaban siendo un ejemplo de echarse pacíficamente a la calle. Han pasado dos años y ahora estamos en estas. ¿Qué es todo lo que se ha podido hacer en todo este tipo para no tener que estar en esta disyuntiva?

    Estoy contigo, en que es muy recomendable el artículo #NoHaLaHipocresía de Merche Negro.

  7. Gracias por compartir tus dudas. No se me ha aclarado el cacao mental que tengo, pero me siento un poco menos sola.

  8. Quizás para responder a esto habría que ponerse en la piel de un panadero en Damasco, creo que eso simplificaría mucho el problema.

    Otra opción es que el mundo empiece a ser la policía del mundo y no los USA, pero no creo que pase mañana…

  9. Estic totalment d’acord amb tots els comentaris. Però posem-nos però posem-nos per un moment en la pell de gent que viu allà a Síria i que vol viure en pau. Què ha de fer la comunitat internacional?. Per què serveixen la ONU i les diferents institucions internacionals que representen països de les zones que poden solucionar el conflicte com ara la UE o els Estats Àrabs? per res pel que es veu. De moment no diuen res!. Només parlen els líders estatals!. Algú hauria de dir a l’ONU que o intervé en els conflictes en el seu orígen o no te raó de ser la seva existència i tot el que això suposa (la despesa i demés…). Perquè posant-se d’acord 3 o 4 països seria suficient no us sembla? i la UE? amb aquesta – una vegada més i ja van… – admet que només serveix als interessos econòmics d’unes elits econòmiques i no pas com a representant de la ciutadania europea.
    I no diguem el trist paper que està fent la política espanyola. El PP esperant els resultats dels enviats de l’ONU passa per l’esquerra al PSOE que de bon inici donava suport a principis de setmana a la intervenció i a Catalunya cap líder polític a dit “ni mu” sobre la qüestió, així es construeixen estructures d’estat?…

  10. Ismael, comparto contigo las dudas y una especie de angustia por no tener claro como se debería proceder. Gracias por expresarlo de una forma tan clara.

    En esta misma situación hace 10 o 15 años seguramente hubiera pensado que se debería evitar un ataque militar. Pero uno pasa por episodios como Bosnia (cuando en Europe fuimos incapaces de tomar acción hasta que Clinton dijo Basta!), y Kosovo. También Libia. Antes de eso Ruanda, mucho más horripilante aún.

    Comienzas a pensar que el pacifismo a ultranza puede ser poco más que un modo simplón de pasar del tema con una tapadera de valores – y donde los derechos humanos brillan por su ausencia. Sin dejar de considerar las tremendas injusticias que desatan los conflictos militares, y que siempre hay intereses muy utilitarios de por medio (el último ejemplo más flagrante fue Iraq). Que se cobran vidas.

    Lo que sí me pone muy impaciente son los relatos facilones que leo y escucho a menudo ahora sobre Siria. Por una parte y por otra. Me gustó por eso un artículo de The Economist, donde antes de jugársela por una opción específica (un ataque punitivo duro, pero sin buscar hacer caer al régimen), comentan sobre las posibles opciones y los pros y contras. Se puede acceder en http://www.economist.com/news/leaders/21584329-present-proof-deliver-ultimatum-and-punish-bashar-assad-his-use-chemical

    Asumiendo la buena voluntad de algunos de los involucrados (pocos) con capacidad de actuar, que díficil debe ser tomar decisiones en situaciones como éstas…

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.