La sangre sonará por las alcobas

Permítaseme un ejercicio de historiografía sesgada.

Los gobiernos de UCD terminaron con un golpe de estado. Fallido, sí, pero golpe de estado al fin y al cabo.

Los primeros gobiernos del PSOE terminaron con una corrupción rampante y lo probablemente más deleznable en una democracia: el terrorismo de Estado.

Los primeros gobiernos del PP terminaron con una guerra ilegal, contra el sentir de la ciudadanía, unos monstruosos atentados terroristas y un engaño absoluto a la ciudadanía. Después hemos visto que también la corrupción ahí fue rampante.

Los segundos gobiernos del PSOE terminaron en la total incompetencia populista, y la negación de lo evidente desde la ignorancia o la mentira.

Los segundos gobiernos del PP empezaron desde esa misma total incompetencia populista, la mentira por bandera y la ocultación por sistema. Y continuando la herencia recibida por sí mismos en materia de corrupción rampante.

Y la pregunta es ¿cómo terminará todo esto?

Que me perdone el Poeta por utilizar en vano y en un sentido totalmente distinto sus versos:

La sangre sonará por las alcobas
y vendrá con espada fulgurante,
pero tú no sabrás dónde se ocultan
el corazón de sapo o la violeta.

Hay días en los que uno no acierta a comprender cómo es que el mundo no ha saltado todavía por los aires.

Entrada anterior: España no es Kenya

Entrada siguiente: Franco, esa basura abyecta, fascista y criminal

4 Comments a “La sangre sonará por las alcobas” »

  1. La rosa
    no buscaba ni ciencia ni sombra:
    Confín de carne y sueño
    buscaba otra cosa.

    #15M

    Que me el Poeta disculpe a mí tb.

  2. Hablando de poetas, Gil de Biedma resumió estupendamente la aparente maldición de “este país de todos los demonios”. El contexto: http://www.fronterad.com/?q=apologia-y-peticion-jaime-gil-biedma

    El poema:

    ¿Y qué decir de nuestra madre España,
    este país de todos los demonios
    en donde el mal gobierno, la pobreza
    no son, sin más, pobreza y mal gobierno,
    sino un estado místico del hombre,
    la absolución final de nuestra historia?

    De todas las historias de la Historia
    la más triste sin duda es la de España
    porque termina mal. Como si el hombre,
    harto ya de luchar con sus demonios,
    decidiese encargarles el gobierno
    y la administración de su pobreza.

    Nuestra famosa inmemorial pobreza
    cuyo origen se pierde en las historias
    que dicen que no es culpa del gobierno,
    sino terrible maldición de España,
    triste precio pagado a los demonios
    con hambre y con trabajo de sus hombres.

    A menudo he pensado en esos hombres,
    a menudo he pensado en la pobreza
    de este país de todos los demonios.
    Y a menudo he pensado en otra historia
    distinta y menos simple, en otra España
    en donde sí que importa un mal gobierno.

    Quiero creer que nuestro mal gobierno
    es un vulgar negocio de los hombres
    y no una metafísica, que España
    puede y debe salir de la pobreza,
    que es tiempo aún para cambiar su historia
    antes que se la lleven los demonios.

    Quiero creer que no hay tales demonios.
    Son hombres los que pagan al gobierno,
    los empresarios de la falsa historia.
    Son ellos quienes han vendido al hombre,
    los que le han vertido a la pobreza
    y secuestrado la salud de España.

    Pido que España expulse a esos demonios.
    Que la pobreza suba hasta el gobierno.
    Que sea el hombre el dueño de su historia.

  3. Ya lo dijeron los argentinos: “ La Argentina es tan rica que, en ocho horas de sueño, se recupera de sus políticos“

  4. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » El tesorero del partido: el nuevo buen samaritano

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.