Inhibidores de democracia

Le robo el título Inhibidores de democracia a Jorge Campanillas porque me parece que expresa muy bien el cúmulo de despropósitos que han venido a converger en un único día en el Congreso de los Diputados.

No voy a elaborarlos porque creo que se explican por sí solos.

Es descorazonador.

Por una parte la ciudadanía tiene que literalmente enfrentarse a sus representantes electos para que le dé la información que le es necesaria para formarse una opinión: comparecencia a puerta cerrada, inhibición de telefonía móvil para evitar comentar el proceso en abierto…

Por otra parte, dichos representantes censuran y vetan este derecho hasta más allá de lo imaginable. Además de intentar frenar la divulgación de la información, se vetan las iniciativas ciudadanas que, a pesar de haber cumplido con los procedimientos establecidos por la Ley (y eso es así aunque al final se decida tramitar la ILP de la dación en pago: la cuestión es de actitud, que no ha cambiado a pesar del cambio de voto).

Por último, incluso quienes creen defender y abanderar los derechos de la transparencia y la democracia, equivocan — repito: equivocan — sus decisiones vetando a su vez las políticas que les son contrarias incluso antes de que su debate tenga lugar, cayendo tan bajo como los primeros. Puede que los toros no sean tan “dignos” como los desahuciados, pero la ILP en sí misma sí lo es. En términos de forma, de derechos democráticos, no hay ninguna diferencia entre la ILP para la dación en pago y la ILP de los toros como bien de interés cultural. Ninguna.

Es, simplemente, descorazonador.

En el momento de cerrar estas líneas hay una euforia no contenida por el anuncio de que el Congreso tramitará la ILP sobre la dación en pago. Perdonen que no la comparta. En el Congreso hoy se ha vivido, punto por punto, lo más deleznable de la falta de democracia: apriorismos, partidismos, falta de diálogo. En definitiva, negación de la democracia.

Es absolutamente descorazonador.

NOTA: mi posición sobre los toros la dejé clara en Toros no: centrando el debate y Toros no: cuestión de libertad. Votaría siempre que no a los toros, igual que votaría siempre que sí a tramitar cualquier ILP que les haga referencia.

Entrada anterior: Los sindicatos en la Sociedad Red

Entrada siguiente: ¿Deben dimitir los políticos imputados?

6 comentarios a “Inhibidores de democracia” »

  1. No hi estic tan posat com tu, però tinc un dubte de procediment sobre la ILP pro-toros. Si l’objectiu de la ILP és, d’alguna manera, revocar un acord del Parlament de Catalunya -que donà resposta a una altra ILP- en un àmbit que era de la seva competència, no perd la ILP pro-toros presentada al Congrés bona part de la seva legitimitat? En aquest sentit, podríem pensar que no admetre-la a tràmit tindria cert fonament, més enllà del contingut? #comentari_seriós

    Per la resta, plenament d’acord amb tot el que comentes.

    • Si la ILP tenia un problema de xoc competències, s’hauria d’haver aturat molt abans, o bé a l’inici del procés a la Mesa del Congrés, o bé a la Junta Electoral.

      Una ILP acaba essent una Proposició de Llei “normal i corrent” i acabarà essent (o no) una Llei “normal i corrent”… amb els seus rangs dins la relació de nivells normatius a l’Estat. De nou, els conflictes d’aquest tipus pertoquen al Constitucional.

      El que jo crec és que a alguns els incomoda que el Congrés estigui o pugui estar per sobre del Parlament. És legítim, però això és un altre debat que també estem tenint a Catalunya.

      En qualsevol cas, i tornant al tema, jo crec que avui s’ha votat “toros no” i punt. La resta són maneres d’intentar justificar-ho.

  2. Un link sobre la legalidad del uso de inhibidores (vía @jgbarah en identi.ca):
    http://ur1.ca/csbxx

    Más allá de su legalidad o no, es una evidente falta de transparencia, aparentemente absurda, a no ser que sea una forma sofisticada de demostrar su poder por parte del BCE sobre los diputados. Mirad quien manda aquí.

  3. Pingback: Presumpció de democràcia « Blog de Roger Vilalta

  4. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » Escrache: entre el acoso y la inhibición de los representantes públicos

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. Durante 2014 también soy el Director del proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.