¿Hace falta el Partido X, Partido del futuro?

Hoy se ha presentado oficialmente el Partido X, Partido del futuro, tal y como sus impulsores habían ido avanzando en su canal de Twitter, Facebook o YouTube. Si el medio es el mensaje, el mensaje está claro: el Partido X nace en una sociedad plenamente digital, sin fronteras, sin centros neurálgicos ni jerarquías, y donde basta un acceso a Internet para informar y estar informado, para dialogar, para participar, para contribuir.

Ante la poca información que ha habido — y todavía hay — sobre la formación en sí, así como lo que reivindica o propone, ha sido interesante ver cómo la incipiente entrada de un nuevo partido en la arena política ha sido recibido en algunos casos con fuertes críticas a (1) los objetivos y (2) las formas — en suma, una enmienda a la totalidad.

Me gustaría repasar estas críticas a la luz de lo que sabemos hasta ahora.

Programa / objetivos

El principal objetivo del partido es Democracia y punto: democracia representativa enriquecida con democracia directa, redacción colaborativa y abierta de leyes, transparencia. Y variaciones y combinaciones de estos conceptos.

Se critica al nuevo partido que estos no son objetivos reales o ambiciosos, u objetivos reales y que abarquen el conjunto del ámbito de actuación de la política, sino objetivos parciales, u objetivos sobre las herramientas, dado que la democracia no es un bien en sí mismo sino un medio.

Sobre si tener por objetivo la democracia es un objetivo parcial, cabe recordar que hay partidos que defienden a las mujeres, al medio ambiente, o a los animales. Incluso si tenemos en cuenta la democracia como un conjunto de instituciones, instrumentos al servicio de otros fines, también tenemos partidos que defienden otras instituciones como, por ejemplo, la familia. Si en ninguno de estos casos parece descabellado que un partido haga una apuesta por una cuestión en concreto, ¿por qué debería ocurrir lo contrario con Partido X? Es más, se pueden trazar los postulados del partido años atrás hasta el Partido de Internet — que se concentra en devolver la soberanía al ciudadano, restándola de los representantes electos, o en algunas de las posiciones que defiende el Partido Pirata (como la forma de trabajar de su capítulo alemán). Partidos que conviven con total naturalidad con otros más tradicionales.

Dicho esto, el objetivo de ¿Democracia y punto es pertinente?

Repasemos un par de gráficos:

En resumen: más desencanto con la política, más abstención, creencia que la situación política es mala y empeorará, convencimiento de que los políticos y la corrupción son el tercero y cuarto mayores problemas para los españoles. Se me antoja que pedir más y mejor democracia es, como poco, muy acorde con los tiempos y las inquietudes de muchos ciudadanos.

Forma

Separemos, dentro de la forma, lo que se refiere estrictamente a la estética. Resetear, venir del futuro, hacer un ERE en el Congreso… no es la forma en que yo me expresaría. Pero es, al fin y al cabo, cuestión de estilos, de gustos. Mientras haya respeto por los demás — y lo hay —, nada que objetar.

Pero fuera de la estética hay otras cuestiones formales. Cuestiones que para mí son relevantes.

El Partido X ha querido mantenerse en el total anonimato — aunque es evidente que tampoco se han mantenido en el total secreto y clandestinidad: contactos ha habido. Pero sí ha trascendido el motivo: no personalizar, no capitalizar en individuos el mensaje. También ha trascendido la forma cómo se ha gestado el partido: durante un año, en red, unas 90 personas han participado en su creación. Y también es explícito lo que debe ir sucediendo ahora: participar, si se quiere.

La comunicación del Partido X es en red y es previsible que así lo siga siendo. ¿Interlocutores? La rueda de prensa es distribuida, global y en tiempo real, como ya sucedió en el 15M, y como seguramente veremos cada vez más con el paso del tiempo: la adhesión a las ideas, a las plataformas, se hará por comunicación, y la comunicación será la adhesión. Las personas, los “líderes”, en cierto modo, quedan al margen para dar más relieve a las ideas.

Pero no solamente la comunicación es en Red: el partido es en Red. Como en el caso de las CUP catalanas — un ejemplo paradigmático de los nuevos partidos-red que con mucha probabilidad están por venir — el Partido X nace de asambleas locales, formadas al calor de las acampadas de los indignados, de las plataformas por el derecho a la vivienda, a la sanidad y la educación públicas. No hay personas delante un partido, sino que hay ideas sustentadas por personas, que se articulan alrededor de estas ideas.

Fijarse en la arquitectura del Partido X es leer un programa electoral implícito, un programa que se lee entre líneas digitales. Reza el refrán: haz lo que yo te diga pero no lo que yo haga. Esta ha sido la política de la Política en los últimos años en España: desde el referéndum de la OTAN (de entrada, no ¿no?) hasta el recorte en las pensiones. El Partido X opta por lo contrario: predicar con el ejemplo: desintermediación dentro del partido con estructura totalmente plana, la posibilidad de votar con clic, participando directamente en la creación de ideas y propuestas, optando por un concepto de transparencia que va de abajo-arriba y no de arriba-abajo.

Sentido del Partido X

Encabezaba esta reflexión con una pregunta: ¿Hace falta el Partido X, Partido del futuro?

Se me ocurren, al menos, dos motivos importantes por los cuales este partido es necesario.

El primero es poner sobre la mesa todo lo dicho hasta ahora. Es decir, sensibilizar a los ciudadanos de que la calidad de las instituciones democráticas puede y debe mejorar. Por una parte porque hay quienes las utilizan para fines para los cuales no fueron diseñadas. Por otra parte, porque el mundo ha cambiado radicalmente con la irrupción de Internet, y las instituciones se han quedado rezagadas en su adopción, mejora y transformación de sus funciones. Y aunque parezca que los ciudadanos están sensibilizados a tenor de los barómetros del CIS, las urnas parecen todavía decir lo contrario. Hay otras formas de hacer política, otras formas de concurrir a un proyecto cívico, incluso sin salir de las instituciones democráticas, transformándolas desde dentro. Lo que nos lleva al segundo punto.

El segundo es porque — y esto es una opinión muy personal — muchas instituciones no están preparadas para ser cambiadas desde fuera, tanto por la inercia que llevan como por los bastiones de resistencia que algunos de sus ocupantes edifican desde dentro. Montar un partido, aunque pueda parecer una contradicción con todo lo dicho hasta ahora, es el lenguaje que habla la política en este país. Y aunque personalmente no comparto que la política solamente suceda en las instituciones — lo que algunos han venido a llamar la Política con P mayúscula — sí comprendo que la primera aproximación probablemente es mejor hacerla por los canales establecidos. Por arduos y arcanos que puedan llegar a ser.

Dicho esto, ¿hasta dónde llegará el Partido X? Quién sabe. Probablemente lo mejor que podríamos hacer es aprender de la experiencia, que promete ser compartida, abierta, participativa. Probablemente el destino del Partido X no sea gobernar, sino que quienes gobiernen lo hagan mejor. Eso ya sería todo un triunfo.

NOTA: no tengo ninguna vinculación formal con el Partido X.

Entrada anterior: La abstención como catalizador del tercer eje político

Entrada siguiente: Comentario al informe La Sociedad de la Información en España 2012 de Fundación Telefónica

24 Comments a “¿Hace falta el Partido X, Partido del futuro?” »

  1. ¿Anonimato y transparencia pueden ir de la mano? No lo creo, una cosa es no capitalizar en individuos el mensaje, trabajar en red, apoyarse en la red, y otra cosa muy distinta es el anonimato. Este último puede llevar a la desconfianza.

    • Dentro del partido se saben los nombres: por eso decía que hay anonimato pero no secretismo.

      Entiendo, no obstante, que es una medida transitoria, para hacer una llamada a la afiliación a las ideas y no a las personas. Yo también tendría un problema con esta cuestión si, por ejemplo, se diese el caso de presentarse a unas elecciones (de hecho, en ese caso forzosamente al menos la lista de candidatos deberìa salir a la luz).

      Yo interpreto la cuestión como una plataforma ciudadana con disfraz de partido… aunque algunas costuras estén algo forzadas ;)

    • Eso habrá que preguntárselo a ellos. El Partido Pirata, por ejemplo, ya se ha ofrecido a hablar.

      De todas formas veo el Partido X distinto a Escaños en Blanco o Al Partido de Internet, que tienen propuestas mucho más acotadas y verticales (o eso me parece a mí).

      • Bueno, a mi me parece un divide y venceràs….

        Tampoco creo que Escaños en Blanco tenga una alternativa vertical. Solo tiene una y de ahi no se mueve. Es su fin, el voto en blanco computable… Saludos!

  2. Parece un intento serio para caminar por un terreno desconocido. Esto en si mismo, ya es un valor, la situación que tenemos en España de degradación democrática y enquistamiento de todo tipo vicios, corruptelas, corporativismo explícito en algún caso e implícito en otros del arco parlamentario, aislamiento voluntario y de facto de los políticos profesionales respecto del ciudadano, junto con el dominio que los aparatos de los partidos tienen sobre el propio partido en detrimento de sus afiliados y por extensión sobre la ciudadanía, garantizan que no es posible esperar ninguna transformación de fondo en la Política Nacional
    a partir de iniciativas del sistema que se autoprotege.
    Dicho esto, queda claro que es imperativo buscar nuevos caminos. Y de la misma manera que se ensaya cualquier prototipo mecánico una y otra vez, hasta sacar al mercado el modelo definitivo, deberá realizarse –salvando las diferencias– un recorrido similar. Supongo que quienes están desarrollando este proyecto tienen conocimientos suficientes en el plano teórico, histórico, estadístico, económico, sociológico,etc. etc En el plano práctico y experimental de momento no podemos exigirles nada porque acaban de nacer y debemos esperar. En todo caso, de momento sólo se puede decir. ¡ADELANTE!

    • Por casualidad he tropezado con tu comentario sobre el partido X y me ha gustado mucho tu forma de expresarte y las ideas que has compartido en la red. Un saludo de: Pedro Martínez Berná

  3. No sé, a mí el vídeo no me ha transmitido nada en concreto, incluso me ha parecido algo confuso a ratos. Veremos a ver que más dicen ó hacen.

  4. Creo que la iniciativa del Partido X (lo del Futuro me suena un pelín demogagógico…) es valiosa y espero que prospere. Hay que encontrar cauces diferentes de hacer política en democracia. Habrá muchas opciones, conviviendo e interactuando. Ésta, la de un partido que de forma más operativa a un movimiento que fue su cuna (15-M) puede ser una buena. Como bien dices, lo veo como un partido en red que pone en práctica conceptos de gobernabilidad inclusivos y a la vez eficaces.

    Tendrá forzosamente que evolucionar. Por ejemplo, en cuanto a visibilidad/representatividad, y, sí, liderazgo: no vamos a poner a gobernar a un programa de Inteligencia Artificial, aunque tenga todos los parámetros, algoritmos y datos apropiados.

    Pero aunque no llegue a liderar o a gobernar, lo que creo que sí puede hacer es incidir con fuerza sobre la gobernabilidad del país, tanto en los procesos (participación, alianzas) como los resultados (leyes, votos).

    Por primera vez en lustros, me pensaría afiliarme a un partido así. :-)

  5. En mi parecer es compatible con cualquier ideal político, cada persona vota con su ideología y lo que mas españoles hayan votado se aplica…

    La verdad, prefiero representarme yo mismo en un referéndum popular, ha que me represente un político corrupto de cualquier ideología que solo ejerce por su interés

    Y si os preguntáis si funciona¡¡¡, claro que funciona, lleva funcionando en Islandia desde el 2011, tienen su economía recuperada, una de las tasas de empleo mas altas de Europa, y han encarcelado a mucha gente por fraude…

    Un saludo

  6. HOLA ME LLAMO JESUS SOI DE AGECIRAS CADIZ Y APOLLO VUESTRA OPINION Y NO ESTOI DE ACUERDO CON LA ACTUAL POLITICA DE ESPAÑA. Y NO NOS PODEMOS NI IMAGINAR EN EL PROBLEMA TAN SERIO QUE NOS ESTAN METIENDO CON TANTA SUBIDA DE INPUESTOS Y TANTO RECORTE ETC. YO TODAVIA NO E ESCUCHADO QUE ALLA NINGUN POLITICO EN EL PARO Y LO UNICO QUE ESTA AL DIA A DIA ES EL DESPILFARRO Y LOS CORRUCTOS Y YA ESTA VIEN. PARTIDO X YA…ME GUTARIA AFILIARME PERO NO SE COMO.

  7. VAN A INTENTAR DE ILEGALISARLO POR TODOS LOS MEDIOS PERO ESPEREMOS QUE NO PUEDAN CON EL PUEBLO.ESTO ES UN NEGOCIO MUI RENTABLE DE DONDE COMEN TODOS LO POLITICOS Y NO PENSARAN DEJAR PERDER TAN FACIL. Y NO PIENSO QUE SEA UN PARTIDO PIRATA SOMOS EL PUEBLO. LOS PIRATAS DEL SIGLO 21 SON LOS QUE ESTAN DESTRULLENDO LA IGUALDAD DE DERECHO Y EL EMPLEO SANIDAD ESTUDIOS ETC…

  8. Pingback: El partido X en Ciudad Real | MiCiudadReal.es | Diario Digital Ciudadano

  9. Pingback: Partit X, demanda d’una nova política | Lourdes Muñoz Santamaria

  10. Pingback: Partido X, demanda de una nueva política | Lourdes Muñoz Santamaria

  11. Pingback: Website de Pere Rodriguez » Partit X, demanda d’una nova política

  12. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » Ni de izquierdas ni de derechas: cautivos de los instrumentos

  13. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » La Segunda Transición (VI). ¿Hacia una política extrarepresentativa?

  14. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » La Red Ciudadana Partido X, entre la plataforma-red y el partido

  15. Pingback: Press | @Partido_X

  16. Pingback: En los medios | Red Ciudadana Partido X

  17. Pingback: Prensa | Red Ciudadana Partido X

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.