Por qué sí iré a la presentación de la web del Senado

Una vez tuve un jefe que solía discrepar de las decisiones de sus jefes — es decir, los jefes de mi jefe. Un día le propusieron unirse a ellos, es decir, le ascendían y pasaba a formar parte de la cúpula directiva. Compartí con él mi sorpresa sobre el hecho de que acabase aceptando trabajar con alguien con quien tanto había discrepado (me consta que no había ánimo de medrar en la aceptación). La respuesta fue cordial pero directa: si no aceptas responsabilizarte de lo que tanto has criticado, si no aceptas la oportunidad de hacer lo que siempre has dicho que harías si algún día podías, no te quedará ya legitimidad para la crítica.

Mañana participo en las las jornadas Parlamento abierto: El Senado en la red, enmarcadas dentro de la inauguración de la nueva web del Senado.

Esta nueva web ha sido ampliamente criticada por su elevado coste, así como por otros muchos motivos técnicos: uso de software privativo e información en formatos poco abiertos, ausencia de formas de reutilizar la información pública, etc. Sin haber tenido acceso a la nueva página web, estas son opiniones que de ser ciertas comparto sin fisuras. Estas y muchas más que, sin mucho esfuerzo, aparecen en la lista de “sospechosos habituales” en cómo hacer y cómo no hacer una página web de un organismo público. Y más en un contexto de alta desafección política.

Y es, por este preciso motivo, que creo que vale la pena participar en la inauguración.

Apunta César Calderón que estar en la presentación significa aprobación, complicidad o al menos anuencia. Evidentemente, ese puede ser el significado si uno trae bajo el brazo un mensaje de aprobación, complicidad o anuencia.

Personalmente tengo intención de llevar a la cámara alta otro mensaje. Un mensaje que, básicamente, relativiza la importancia o el coste de la página web. Un mensaje que intentará centrarse no tanto en las aptitudes tecnológicas de la institución como en las actitudes tanto de la institución como de las personas que la componen.

Aprovecharé que me acompañarán en la mesa dos senadores, aprovecharé que las jornadas están presididas por el Presidente del Senado, aprovecharé que en otras mesas y en la sala habrá otros senadores, periodistas, representantes públicos para hablar de que lo importante (en mi opinión) no son las herramientas sino lo que se hace con ellas.

[clic para aumentar]

Intentaré explicar que una página web tiene dos filos: el de informar unidireccionalmente sobre la importante labor que hace la institución y el de escuchar a los ciudadanos sobre lo que éstos creen que debería hacer dicha institución. Que Twitter tiene dos filos: el de soltar propaganda como en cualquier otro canal y el de dar la oportunidad a los cargos electos de participar en las conversaciones de los ciudadanos. Que la democracia, en general, tiene dos filos: el de la representación per se, y el de la representación como segunda opción cuando la participación directa no es posible o no es eficaz o no es eficiente.

En mi presentación compartiré mi opinión de que las páginas web, la web social o cualquier instrumento se puede utilizar exactamente igual que el instrumento que sustituye, para conseguir mejoras marginales en el desempeño de unas funciones, o para transformar radicalmente la forma como trabajamos.

En mi presentación concluiré que el coste de una página web es poco irrelevante si ello nos lleva a una transformación en la forma de entender y poner a la práctica la democracia en este país, acorde con otras revoluciones que se están dando ya en el ámbito de lo económico o lo personal.

En mi presentación concluiré que el coste de una página web es infinito, por bajo que sea, si ello nos deja en el mismo lugar en el que estábamos.

Y, sobre todo, explicaré por qué, por qué pienso así.

Pero esto solamente lo podré decir y hacer llegar a las orejas pertinentes si voy y participo en la presentación de la página web del Senado. Por eso he aceptado la invitación de participar, porque me da la oportunidad de, aunque sea de forma ínfima, ser escuchado desde dentro.

Entrada anterior: La saludable crítica a la democracia y sus instituciones

Entrada siguiente: Instituciones tradicionales y ciudadanos en red: el caso de la web del Senado

7 Comments a “Por qué sí iré a la presentación de la web del Senado” »

  1. Muy bien, Ismael. Como yo no puedo ir esta vez, me tranquiliza saber que va a haber una opinión autorizada e independiente como la tuya. Supongo que coincidiríamos en la mayoría de tus apreciaciones, así que considera que tus ideas valen por dos :-)

  2. Pingback: Presentación de la web del Senado | Rafa Rubio

  3. Hi havia una vegada un alumne de la UOC que va començar a admirar a un profe que va tenir al postgrau…en poc temps es va anar trobant a aquell profe per la xarxa amb comentaris i opinions d’expert que van fer que el seguís amb més interès i tot que quan el va tenir de profe…
    Un dia aquell alumne-seguidor va llegir aquesta entrada al seu bloc…i llavors el va admirar, públicament, com a professional i com a persona…perquè tenim dues maneres de lluitar contra el que no ens agrada, explicar-les i obviar-les, però fent això segon el que no ens agrada no canviarà….sinó que només no ens ho mirarem…
    Ismael, quan parlem de la “res pública” no podem deixar de mirar-nos-ho i per això agraeixo que facis el que faràs al Senat….explicar què han fet bé i sobretot què han fet malament….perquè ho entenguin i perquè llavors no podran dir “ningú no ens ho havia dit mai…”
    Una abraçada!!

  4. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » Instituciones tradicionales y ciudadanos en red: el caso de la web del Senado

  5. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » Los datos no son de los gobiernos sino del ciudadano. Entrevista en Diari de Tarragona

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.