Infografía de la toma de decisiones públicas

Lo que sigue a continuación es un ejercicio de la mejor demagogia y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

La infografía — el término está de moda, aunque para ser exactos es un diagrama de flujo — que aquí se representa viene a ilustrar cómo se toma una decisión pública en una determinada administración. La infografía es compatible para cualquier nivel de la administración — desde la comunidad de vecinos hasta las organizaciones internacionales — y presenta a los principales agentes de la toma de decisiones públicas: el político en el gobierno y el ciudadano (la oposición está incluida en esta última categoría o en la primera, a conveniencia del lector y de la política a tratar).

El final es el de la bancarrota — de los ayuntamientos, diputaciones, autonomías, estados y supraestados — con la contribución conjunta de políticos y ciudadanos. Probablemente una ley de transparencia y gobierno abierto servirían para dibujar una infografía si no diferente en el final (el hombre propone…), sí, al menos, en sus procesos intermedios.

No somos optimistas. Ni en lo uno ni en lo otro.

Entrada anterior: Sanidad y copago: ¿servicio público, bien público o monopolio natural?

Entrada siguiente: Ciudadanía y ONG: Desde la indignación y la resistencia inteligente

1 comentario a “Infografía de la toma de decisiones públicas” »

  1. Ismael, este ejercicio de “demagogia teórica” requiere una segunda parte, ya que se basa en una situación ideal de decisión solo por políticas.

    Para completar el ejercicio, debería añadirse una capa económico-social a la capa de decisión política. Sino dista de la realidad en la que nos vemos inmersos, donde en las decisiones -además del flujo político-, influye el entorno social (favores, proyecciones personales, elecciones a la vista, globos sonda,..) y el entorno económico (de los propios partidos y de los corruptos y aprovechados de la política en general).

    Estoy pensando si infografiar esta realidad paralela (social y económica) ayudaría a detectar decisiones fuera de la lógica política, a denunciar malas praxis y, especialmente, a disenyar un flujo decisorio abierto y transparente. Que no nos sintamos optimistas no significa que no pueda valer la pena intentar cambiar la dinámica hacia el abismo.

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. Durante 2014 también soy el Director del proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.