El objetivo del periodismo: ¿vender audiencias o contenidos?

Llego a través del blog de Escacc a un artículo del Washington Post que repasa los cinco mitos sobre el futuro del periodismo. Según el artículo los mitos que hay que romper son:

  • La crisis de audiencia es un mito. La audiencia, de hecho, crece. La crisis es económica, no de audiencia.
  • Es un mito que el gasto en publicidad haya bajado. El problema es que ya no está concentrado en los medios tradicionales.
  • Lo de “el contenido es el rey” es un mito: lo que verdaderamente importa es conocer el comportamiento de los usuarios en Internet, controlar los datos sobre la audiencia.
  • Otro mito es que la prensa está en declive en todo el mundo, cuando en realidad está en pleno auge en los países en vías de desarrollo.
  • La solución de concentrarse en lo local es, de nuevo, un mito, ya que las noticias locales no consiguen generar una masa crítica de audiencia.

Nada que añadir. Desde un punto de vista de la audiencia, nada que añadir.

Sin embargo, es muy sorprendente (o no) que los cinco mitos hablan, exclusivamente, del periodismo como venta de audiencias, no como venta de contenidos, o del periodismo como negocio que debe arrojar márgenes, no como servicio público que únicamente debe ser sostenible.

Estamos en una nueva época, tras una revolución digital que está dando paso a la Sociedad de la Información. En esta nueva época los intermediarios pierden a marchas forzadas su lugar en el mundo. Dejamos dejando atrás a toda velocidad la necesidad de mantener instituciones multifuncionales que servían a mil propósitos, ya que ello era lo eficiente. En el caso de los periódicos, básicamente dos: (1) dar información a los lectores y (2) vender ojos a los anunciantes.

En mi opinión, en los próximos debates sobre “el futuro del periodismo” habrá que decidir si se habla, en realidad, del futuro del periodismo como servicio público o del futuro de los periódicos como negocio. El periodismo como servicio público y los periódicos como negocio son dos cuestiones distintas que, gracias a la revolución digital, pueden dejar de estar atadas la una a la otra por culpa de la tiranía el papel, su coste, el largo y también costoso proceso de impresión y distribución, etc.

Es sintomático leer a un periodista hablar del futuro del periodismo cuando, en realidad, habla del futuro del negocio de la prensa. En eso se ha convertido el cuarto poder, en empresarios, olvidando lo que muchos — los periodistas incluidos — considerábamos que era su misión en la sociedad. Creíamos que el cuarto poder venía a controlar al ejecutivo y al legislativo, igual que creíamos que el ya llamado quinto poder — la opinión expresada por los ciudadanos a través de los medios sociales — venía a controlar los sesgos e intereses ocultos de este cuarto poder. No es así: queda cada vez más claro que el quinto poder viene a ocupar el vacío dejado por el abandono de responsabilidades de la prensa.

No le querrán llamar periodismo ciudadano — y seguramente no lo sea — pero, viendo el tono de las reflexiones del sector, es lo único que nos va a quedar.

Entrada anterior: Qué cultura queremos y cómo pagar por ella

Entrada siguiente: La diferencia entre Telecomunicaciones y Sociedad de la Información

5 Comments a “El objetivo del periodismo: ¿vender audiencias o contenidos?” »

  1. Que el Washington Post diga que “lo que verdaderamente importa es (…) controlar los datos sobre la audiencia” es para juzgado de guardia. Por ese camino, “el sector” está acabado. Pero no debería sorprendernos, esto hace rato es un mero negocio, y como ves, ya ni lo disimulan :-)

  2. Lo que vende el periodismo es lo mismo que le vende una cadena de tv a sus avisadores: tiempo cerebral disponible. Lo dijo hace algunos años el entonces director de TF1 en Francia.

  3. Ismael, buena parte de los problemas en la discusión sobre el futuro del periodismo reside precisamente en la falta de diferenciación entre “periodismo” como actividad socialmente relevante y “periodismo” como industria de la comunicación. Tu precisión es, precisamente, precisa :) El gran pendiente es lograr separar estos ámbitos en la conversación académica pero muchas tenemos que los periodistas mezclan las cosas; al mismo tiempo, los periodistas, que viven de la industria, confunden ambas cosas precisamente porque no hay un modelo que ofrezca viabilidad a la primera versión, la socialmente relevante, del periodismo, sin la segunda. Ahí estamos entrampados, no solo conceptualmente, sino en la vida real.

  4. Interesante dicotomía la que pones de manifiesto:
    Los periodistas del Washington Post están preocupados porque no se venden periódicos. Pero hasta que punto tiene que ver esto con la profesión periodística? Y mas aun, con las nuevas formas de informarse de sus lectores?
    El periodismo no está en riesgo. Más aun con las necesidades de economía atencional que supone la avalancha de información a la que estamos expuestos.
    Los que si que deben preocuparse son la industria de las rotativas, el papel y la distribución.

    Habrá que repensar que es un periódico.

  5. Muy interesante este debate sobre la preocupación por el contenido periodístico o por el negocio. Cierto, es lamentable que la balanza se incline cada vez más hacia el negocio. Nada nuevo. Ha sido así, aunque no nos hayamos percatado de ello, desde que Gutenberg inventó la imprenta en 1439. En aquel momento, los monjes copistas que hacían el trabajo quedaron desempleados. El punto es que cualquier cosa que vayamos a hacer, tiene que estar financiada de alguna manera. Lo mismo sea con publicidad pagada, que con pago de los lectores, que con donaciones. Porque todo cuesta. Pagos a periodistas (redactores, fotógrafos, etc), infraestructura y herramientas digitales cuestan. En California han surgido varios proyectos independientes que funcionan como ONG, aquí se llaman organizaciones sin fines de lucro, que reciben donaciones, ya sea del público o de fundaciones. Por el momento, algunas han logrado hacer periodismo de investigación, pero ninguna ha logrado consolidarse, especialmente en materia de permitir a los periodistas tener un empleo fijo. No reciben suficiente dinero para ello.

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. También dirijo el proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.