El copyleft es copyright

Uno de los equívocos más habituales al hablar de propiedad intelectual y licencias Creative Commons es creer que estas últimas no solamente no están sujetas al copyright sino que, de hecho, son su opuesto.

Así, se crea una errónea dicotomía donde una obra o tiene copyright o tiene Creative Commons. En realidad, la verdadera dicotomía es que una obra o bien es de alguien o bien es de todos, es decir, pertenece al dominio público.

Esta cuestión se ha reproducido en una reciente entrada de Enrique Dans, Fe de erratas de “Todo va a cambiar” en Cinco Días, donde se aclaraba que no todos los derechos de esa obra estaban reservados, sino que había licencia para determinados usos (reproducción y obra derivada sin fines comerciales, bajo la condición de replicar la licencia en las obras resultantes). La aclaración es pertinente, aunque no lo es el debate que se ha generado a posteriori en los comentarios. Reproduzco aquí los que allí he hecho, con algunas ediciones para hacerlos más claros.

El copyright implica que todos los derechos están reservados, entre ellos el derecho a licenciar mi obra de forma que el resto de la gente pueda, como es el caso de una licencia Creative Commons Reconocimiento NoComercial Compartir Igual, usarla para fines no comerciales y obligar a licenciar a su vez la obra (replicada/derivada) con esa misma licencia.

Así, el copyright es un derecho del propietario; mientras que el copyleft es una licencia, un derecho o serie de derechos que el propietario cede al usuario. Son, pues, dos cosas distintas: el primero es el derecho sobre una propiedad intelectual y el segundo una cesión de parte de ese derecho.

Tanto si un autor licencia su obra como si no, sigue teniendo todos sus derechos sobre esta reservados. Salvo que la libere al dominio público, el autor sigue teniendo el copyright. Y es el copyright el que permite licenciar una obra. Si no, uno no puede licenciarla, no se puede licenciar lo que uno no posee, igual que primero tengo que hacerme una casita en el campo para luego poder dejársela a un amigo.

Por chocante que a uno le pueda parecer, de hecho lo normal sería ver todas las C juntas: la © para decir “esto es mío” y la CC para decir “y te dejo hacer obras derivadas siempre y cuando lo hagas con la misma licencia”.

Las licencias CC no son, en esencia, distintas de p.ej. una licencia cualquiera de uso de software, como la licencia que nos permite utilizar MS Windows o Mac OS. Que las CC sean mucho menos restrictivas que otras licencias no las hacen menos “licencias”.

En resumen, para que uno pueda licenciar una obra con Creative Commons, necesariamente debe poseer el copyright. Creative Commons se basa en el copyright. Sin copyright, no hay Creative Commons.

Esta cuestión la trata de forma muy interesante mi compañera Raquel Xalabarder en su artículo de 2006 Las licencias Creative Commons: ¿una alternativa al copyright?, donde explica estas cuestiones y, además, critica que las licencias Creative Commons, de hecho, perpetúen el copyright en lugar de combatirlo.

Su ejemplo más habitual es el siguiente: si uno da la opinión sobre un político en el bar, la cosa no pasa de una opinión en un bar. Esa misma opinión, puesta en negro sobre blanco en un blog cuyo contenido está licenciado con Creative Commons deja de ser una opinión en un bar para ser una obra protegida por el copyright. En este sentido, Xalabarder se lamenta que con tanta licencia Creative Commons estamos, de hecho, protegiendo con copyright “obras” (comentarios, opiniones, una mala foto de un contenedor roto en la calle) que jamás antes habríamos protegido como propiedad intelectual.

Entrada anterior: EduCAT redux, una propuesta. O ¿sin ordenadores no hay paraíso?

Entrada siguiente: Lo que es, lo que debería ser y lo que uno querría que fuese

34 comentarios a “El copyleft es copyright” »

  1. Buen apunte, Isma.

    También está muy extendida la confusión de creer que Creative Commons es Copyleft, cuando no es más que una de las posibilidades, muy interesante y vírica, de las que se presentan a la hora de licenciar una obra con Creative Commons.

    Básicamente lo que se consigue con Copyleft es imponer los mismos términos con los que uno licencia su obra a cualquier obra derivada, de manera que ésta siga siendo libre. En el software, de donde proviene el término, ésto se ve muy claro.

    Otra cosa: creo que en el sistema jurídico español no existe la posibilidad de que algo esté en el dominio público: los derechos morales del autor de una obra son, creo, irrenunciables aquí.

  2. Ambas cosas son compatibles: puede estar en el dominio público y su explotación ser libre para cualquier uso, mientras conserva los derechos morales de reconocimiento de la autoría de la obra.

    Y sí, lo de Creative Commons = Copyleft también es habitual.

  3. Lo primero es que el copyleft no es una licencia. Es una forma de crear y compartir. Una forma de entender la cultura y el conocimiento de forma diferente. Pero no existe una licencia llamada “copyleft”. Esta inspiración viene del antiguo movimiento antocopyright de los 60 que termino consolidándose en el software libre y las licencias GPL.

    Las Creative Commons son herramientas. Son licencias que permiten que parte del espíritu del copyleft pueda encajar en el marco jurídico del copyright, pues las leyes obligan a que este sea obligatorio. Sí, obligatorio, porque ante una carencia de licencia, la legislación dice que es copyright. Por eso se recomienta usar las Creative Commons.

    Sobre si las Creative Commons son Copyleft, concretamente solo se considera copyleft fuerte laa CC BY-SA, mientras que la CC BY se considera copyleft suave. El resto de las CC no se consideran copyleft.

    Vamos, que el copyleft no es copyright. Sin copyright no existirían las creative commons, pero es que automaticamente todo sería copyleft, en el sentido que nadie podría impedir que una obra o idea fuera replicada o modificada.

  4. Hola Txarlie,

    El copyleft es una forma de compartir, no de crear. Es, una vez creada una obra, que decides aplicarle el copyleft para que pueda reutilizarse bajo ciertas condiciones.

    Es cierto que no existe una licencia llamada “copyleft”, así, con este nombre. Sin embargo, sí hay licencias que incorporan a pies juntillas el concepto de copyleft, como la Creative Commons Share-Alike (el resto de CC no son copyleft, ciertamente, no he afirmado lo contrario: lo que yo afirmo es que todas son copyright).

    En cualquier caso la intencionalidad detrás de mi comentario no era lingüística, sino legal. Y, en términos legales, cualquier licencia de cualquier tipo (que incorpore el concepto de copyleft o no) depende de los derechos de propiedad intelectual o copyright.

    Y sí, me consta que el copyright es la opción por defecto, aunque no es cierto que sea obligatorio: uno siempre puede renunciar a todos sus derechos (menos los morales) y abandonar la obra en el dominio público.

    No es tampoco cierto que sin copyright todo sería automáticamente copyleft: sin copyright, todo sería automáticamente del dominio público, que es muy distinto del copyleft.

    En el dominio público, todo es de todos y podemos hacer el uso que queramos siempre que no limitemos un uso posterior del bien original. Sin embargo, yo puedo hacer una adaptación de La Caperucita y registrar con copyright esa adaptación. Esto sucede a diario y así funciona el cine basado en los clásicos o las reediciones editoriales de estos mismos.

    En el copyleft, la propiedad no es de todos, es del autor y de nadie más, que mantiene todos los derechos (o copyright). Sin embargo, ese autor permite (distinto de ceder, que sería el caso del dominio público) un amplio abanico de usos de su obra y, además, condiciona esos usos a que la licencia se transmita a las obras derivadas.

    Un comentario al margen: parece que estoy defendiendo el copyright ante el copyleft. Ni una cosa ni la otra. Simplemente intento clarificar algunas cuestiones que, en mi opinión, se utilizan de forma confusa.

    Que el copyleft dependa y se edifique sobre el copyright puede parecernos mejor o peor, pero es así (y no es culpa mía).

  5. Buen apunte, pero añado una precisión sobre el último párrafo:

    Con las licencias CC no estamos poniendo copyright a lo que no lo tiene porque toda creación lo tiene. Cualquier obra, por el hecho de crearla, lleva automáticamente un copyright que pertenece a su autor. En el momento en que fotografío un contenedor roto en la calle ya soy una autora, así lo dice la ley.

    Las CC nos dan la posibilidad de compartir algunos de los derechos sobre nuestra obra que se nos otorgan por defecto en exclusiva. Es una forma de hackear el copyright para que sirva para otra cosa (compartir en vez de privatizar).

  6. Respondo a algunos de tus parrafos indicandolos en comillas:

    “El copyleft es una forma de compartir, no de crear”.

    Cuando digo que es una forma de crear, me refiero a crear con otros. El copyleft, entendiendolo como una suma de obras creadas individualmente que no se relacionan entre sí no tiene mucha lógica. Se trata de que yo hago una cosa, tu coger parte de lo que yo he creado y haces otra, un tercero coge tu modificación… Eso es lo que lo enriquece. De igual forma que lo potente del software libre es el reciclaje de código. Además tampoco es cierto que toda creación es individual. Nadie nace en una cueva y sale de ella habiendo escrito una novela. En cualquier creación está, más consciente o inconscientemente, la cultura que haya recibido el autor, los libros que haya leído, etc…

    “sin copyright, todo sería automáticamente del dominio público, que es muy distinto del copyleft.”

    La única diferencia entre el dominio público (PD) y el copyleft es que si pillas un material en dominio público y lo modifiques, mientras cites la fuente puedes transformarlo en propietario. Como ocurre con las traducciones del quijote (que están sujetas a copyright aunque la obra original sea PD. Sin copyright que pueda limitar su uso, no hay diferencias entre ambas.

    “En el copyleft, la propiedad no es de todos, es del autor y de nadie más”.

    No es verdad. Eso es lo que dice la legislación. El copyleft reconoce que la creación es colectiva, lo que no quita que haya que agradecer y retribuir las aportaciones individuales a esa creación colectiva. Ese es el paradigma del copyleft, la construcción en común.

  7. Marta, de acuerdo.

    Solamente quería enfatizar (con el ejemplo del contenedor) que licenciar tiene un efecto que a menudo explicita un copyright que, de otra forma, quedaría más difuminado.

    Si digo una chorrada en plena calle, raramente le atribuiremos autoría y derecho de copia.
    No obstante, si la digo en Twitter…

  8. Cuando escribí mi comentario no había visto aún la intervención de Txarlie…

    El copyleft se tiene que edificar sobre el copyright porque así son las leyes de propiedad intelectual y lo que intenta es hackearlas. Es, digamos, una opción reformista. La otra opción es abogar directamente por a abolición de la propiedad, digamos la opción antisistema.

    El dominio público, según tengo entendido, no existe legalmente en España a no ser que te hayas muerto hace +- 70 años (depende del caso). Otra cosa es que tú digas que devuelves algo al DP y, como no reclamas tus derechos de autoría, en la práctica sea así… pero insisto en que no tienes respaldo legal y no es una figura segura.

  9. Te entiendo, Ismael, pero a mí me parece una práctica sana que andemos todas licenciando las chorradas que hacemos por ahí… significa que somos conscientes de que existe la propiedad intelectual que la estamos pensando y cuestionando. Gracias al montón de gente que ha estado licenciando sus blogs las CC se han hecho más populares y por eso ahora cada vez tenemos más libros y música de calidad con CC.

    Lo de que la (C) esté más visible o más escondida da un poco igual: a la hora de la verdad, en los juicios por plagio, los cheques de la SGAE o la aplicación de la Ley Sinde el tamaño no importa.

    Bueno, tampoco quiero engancharme en un debate bizantino, era sólo una precisión, jeje.

  10. Txarlie, yo he programado y liberado con GPL mi código. No solamente entiendo sino que comparto la ideología detrás del copyleft. Pero no hablábamos aquí de eso :)

    Sobre la diferencia entre dominio público y copyleft, lo siento, pero es errónea. El copyleft tiene un propietario y el dominio público ninguno (o todos los ciudadanos del mundo). Puede que, a efectos prácticos, las diferencias sean de matiz, pero a efectos legales las diferencias son abismales. Uno puede licenciar con copyleft su obra o no; pero uno no puede licenciar algo que se halla en el dominio público (sí puede licenciar una obra derivada que, en definitiva, es una nueva obra.

    Y no, el copyleft no dice que la creación sea colectiva. Volviendo a mi ejemplo anterior, yo tengo un programa licenciado con GPL y el autor y propietario soy yo y solamente yo. Que yo te permita a ti utilizarlo y modificarlo y distribuirlo y distribuir sus modificaciones no hace que, por ahora, el programa sea mío y de nadie más.

    Mírate, por ejemplo, cómo empieza la v3.0 de la GPL:

    Copyright © 2007 Free Software Foundation, Inc. < http://fsf.org/>
    Everyone is permitted to copy and distribute verbatim copies of this license document, but changing it is not allowed.

    Y no creo que nadie dude que la GPL no es copyleft.

  11. Marta, Txarlie

    Insisto que no estoy discutiendo la filosofía del copyleft (que comparto y practico en algunos casos), sino la pura y simple legalidad.

    Por otra parte, el dominio público sí existe, en España y en el mundo entero, y no empieza ni acaba. Lo que sí sucede es que el dominio público se nutre de las obras cuyo copyright se ha ido extinguiendo.

    Y sí, menos los derechos morales (ser referido como autor de una obra) uno puede abandonar la obra en el dominio público.

  12. Todavía me río con lo del copyleft blando y el copyleft duro: no he podido evitar imaginarme a Bud Spencer y a Terence Hill repartiendo leches en una pelea de bar. Perdonad.

    El problema con el Copyleft siempre ha sido el mismo, y es un problema con las mejor cosas y las más divertidas: lo más interesante viene al final.

    “… and requiring all modified and extended versions of the program to be free as well.” (cf. http://www.gnu.org/copyleft/copyleft.html)

    Y éste señor, algo sabrá del término. Se lo inventó él.

  13. #8 Marta

    Totalmente de acuerdo con que en España no está contemplado licenciar una obra bajo Dominio Público a menos que el autor esté muerto, pero no hay que esperar los 70 años de su muerte.

    La razón es por lo que se reconoce como derechos morales del autor, que no tienen que ver directamente con la ley de propiedad intelectual, y que por ejemplo dicen que un autor puede oponerse al uso de una obra contrario al de su intención. Eso en Dominio Público no está reconocido, y por lo tanto, al hacer uso del derecho moral, estarías violando los usos de tu propia licencia en Dominio Público. Los herederos de estos derechos no tienen derechos morales, por lo que no hay porque esperar los 70 años tras la muerte.

  14. #11 De nuevo vuelves a confundir el copyleft con las licencias libres, que son las herramientas para plasmar eso en el copyright. Aparte, vuelvo a decir, lo útil de licenciar en GPL es poder usar código GPL de otra gente y que la gente utilice de nuevo el tuyo. Si no, no hay diferencia entre una GPL y una licencia de código abierto no libre.

  15. “Una licencia de código abierto no libre” ?
    Txarlie, ¿estás improvisando, así… soltando cosas mientras se te ocurren, verdad?

  16. #15 Me temo que no estoy improvisando. Una licencia de código abierto no libre es una en la que puedes ver el código pero no utilizarlo en otros proyectos. Una por ejemplo era la MS-RSL (Microsoft Reference Share Licence). Hay licencias tipo shareware que lo que no te permite es uso comercial. A eso me refiero con código abierto pero no libre.

  17. Gracias por la explicación del Dominio Público, Txarlie, eres un consultor multiplataforma supereficiente ;)

    Por lo demás, no creo que se pueda llegar a nada en una debate sobre cuál es “la verdadera esencia” del copyleft. La potencia de la idea, tal y como lo ideó Stallman, es que puede aplicarse en muchos contextos. Desde quien desarrolla software para ponerlo a disposición de los movimientos sociales hasta la empresa Open Source que quiere sacar pasta de un modelo de negocio bien viable, cada una tiene sus porqués, lo importante es que lo hagamos todas.

  18. Txarlie:

    El free software tiene que cumplir 4 libertades (cf. http://www.fsf.org/). Lo mismo que el “open source software”, que no es otra cosa que cambiarle el nombre para que se venda mejor y no asuste. (cf. http://www.opensource.org/docs/osd)

    Lo demás son ganas de crear miedo, incerteza y duda. Y viendo de donde viene ésta licencia MS-RSL, no me extraña nada.

  19. Muy bien, Txarlie #14,

    Si así lo prefieres, cambio el título “copyleft es copyright” por “cualquier plasmación de la filosofía copyleft en una obra licenciada significa la aceptación del copyright sobre dicha obra”.

    ¿Mejor? :P

    Ricardo #15, Txarlie tiene razón: hay obras abiertas que no necesariamente tienen por qué ser libres en el sentido que se le da a este término en el “software libre”.

    Sobre el domnio público: no hay licencias de dominio público. O está en él o está fuera de él (copyright, con o sin licencia).

  20. Ricardo #18, el free software y el open source software no son, filosóficamente, lo mismo.

    Pero bueno, no seré yo quien entre en estos menesteres :)

  21. #19 Me temo que si hay licencias Dominio Publico: http://creativecommons.org/licenses/publicdomain/ Si una obra expira su copyright, se puede optar por relicenciarla (usando una licencia de dominio público normalizada, que no es lo habitual, es cierto) o usar a modo de licencia lo que marca la Ley de Propiedad Intelectual en tu país para estas obras (no en todos puedes hacer exactamente lo mismo).

  22. Txarlie, fíjate que no es una licencia, sino un “distintivo”, tal y como se aclara en http://creativecommons.org/licenses/.

    Es más, Creative Commons no recomienda su uso, precisamente porque induce a equívoco.

    Si el copyright de una obra expira, expira y punto. Entra en el dominio público, se te atribuye la autoría en los libros de literatura y de historia del arte y fin de la historia.

    Para licenciar hay que tener copyright, y si entra en el dominio público ha perdido el copyright: son dos conceptos antagónicos.

  23. #19: obras habrá, todas son hijas del Señor, pero código… permítame que lo dude.
    #20: filosóficamente no son lo mismo, pero la compatibilidad de las licencias es una ciencia (casi) exacta. Y si no es exacta, es al menos seria.

    Estoy de acuerdo en que, fuera del software, en la mayoría de los ámbitos del conocimiento, las cosas son mucho más confusas en cuanto a obras y licencias.

    Lo único que da un poco de pena es que términos tan precisos como “copyleft” no se hayan entendido mejor: queda claro en la GPL, queda claro en las CC, pero en general no queda nada claro ni en los movimientos sociales ni en el medio artístico. Seguramente es que no se explica bien: basta con leer la entrada de la Wikipedia en castellano al respecto…

  24. #10: o no entendí nada, o la “licencia en si” no es copyleft, pero el código que se licencia con ella sí lo es.

  25. El código es copyleft, pero requiere copyright. Es lo que he intentado explicar desde el principio :)

    Secuencia:
    – hago una obra
    – tengo copyright (automático): derecho de propiedad
    – licencio con GPL (copyleft): derecho de uso

  26. #25 Yo entiendo perfectamente lo que quieres decir, Ismael, pero me da miedo que haya gente que entienda de ahí “el copyright es necesario”, cuando las licencias copyleft es un hack para escapar del copyleft. Al menos desde mi punto de vista.

  27. Pingback: masticable » Titulares

  28. Pingback: TecnolONGia» Arxiu » TecnolONGia és Creative Commons… de moment

  29. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » ¡Copiad, malditos!: viaje a ninguna parte

  30. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » El boicot de NoLesVotes: buenas intenciones hacia el infierno

  31. Pingback: ALGARABÍAS » Otros recursos sobre licencias abiertas

  32. Entonces…¿una fotografía derivada de otra que estaba protegida por copyleft puede ser publicada sin excepciones con un copyright?
    Gracias

    • Copyright tendrán todas. Y, en este caso, la derivada deberá incorporar también una licencia copyleft.

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. Durante 2014 también soy el Director del proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.