Mueran las bibliotecas, vivan las telcos

Leo en El Periódico que Educación crea una conexión a internet para hacer los deberes.

Vaya por delante que todo lo que sea incrementar el uso de Internet y, especialmente, para usos educativos me parece una buena, muy buena estrategia de desarrollo tanto a corto como a largo plazo.

Pero.

Tiene nuestro gobierno la costumbre de, cada vez que hay que dar un paso para fomentar el desarrollo de la Sociedad de la Información, ese primer paso se da, inevitablemente, en la dirección de las operadoras de telecomunicaciones.

Identificado el problema — los estudiantes no tienen conexión a Internet fuera del horario escolar — la solución puede ser llevársela a casa, pero también que se inviertan los términos, a saber: que los estudiantes vayan allí donde hay conexión.

España tiene una red de bibliotecas bastante buena (al menos la tiene mi provincia y supongo que no es una excepción). Tiene esa red, además, un personal por lo general altamente cualificado, con fuerte presencia tanto institucional como personal en Internet, con blogs que debaten día sí y día también cómo dar mejor servicio al usuario en esta nuestra economía digital. Es decir, que “están por la labor” de poder dar servicios basados en las Tecnologías de la Información y la Comunicación así como formar en competencias digitales a cualquier usuario que se les acerque.

Por otra parte, dicen los informes de análisis e investigación que el problema, de forma creciente, no es ya el acceso a la tecnología, sino el saber usarla “con sentido”. Son nuestros bibliotecarios, por definición, expertos en el manejo de la información, que es eso que sale por las pantallas de los ordenadores y entra por los teclados de los mismos.

Dicen también esos mismos informes que Internet es un fenómeno social, colectivo, de creación de comunidad. Suponiendo que en las bibliotecas no se pueda hablar — afortunadamente han evolucionado y ahora tienen salas para diversos usos —, convive con las bibliotecas (a menudo dándose la espalda, lamentablemente) una espectacular red de telecentros, centros cívicos “informatizados” y otras variantes de lo que comúnmente llamamos puntos de acceso público a Internet.

Con esto, vuelvo al principio. Desconozco si habrá costado algo y cuánto esta iniciativa del Ministerio de Educación (la frase las tarifas pactadas con el ministerio me da a entender que el acuerdo con Movistar no ha sido pro bono, aunque sería precioso que así fuera). Lo que sí sabemos es que tenemos bibliotecas y telecentros, la mayoría de ellos (bibliotecas y telecentros) financiados parcial o totalmente con dinero público.

Me gustaría que la próxima noticia donde coincidan en el titular Ministerio de Educación, Internet y Educación tuviera, como protagonista, a los puntos públicos de acceso a Internet y a los educadores que los hacen funcionar.

(Perdón por el titular tendencioso: no sabe uno ya cómo llamar la atención).

Entrada anterior: El Parlament 2.0 del President Ernest Benach

Entrada siguiente: Controladores tecnológicos secuestran la banda ancha española

5 comentarios a “Mueran las bibliotecas, vivan las telcos” »

  1. Hola!
    me gusta tu punto de vista, pero en la biblioteca de cerca de mi casa, la del barrio, hay un ordenador (me atrevería a datarlo de 1990) para todos.

    Es lo que hay, y pese a la demanda, no creo que lo aumenten, donde resido nos gastamos el dinero en formula 1, museos de ferrari, proyectos perfectos de arquitectura y demás eventos impagables para la ciudadanía “normal”, es evidente que la cultura…les da igual!

  2. Entonces, Sara, estamos de acuerdo (creo): en mi opinión, habría que considerar si sería preferible actualizar la biblioteca del barrio o procurar que en casa de todos hubiese ordenador con Internet.

    Yo no lo tengo claro. Me inclino a pensar que, llegado un punto (en el que probablemente ya estamos o casi) es mejor apostar por la infraestructura pública.

    En cualquier caso, lo que me gustaría poner sobre la mesa es que hay varias opciones y no una única, y que a menudo hay la sensación que no se han barajado todas.

  3. Ya ya, si, creo que pensamos lo mismo, yo creo que se debería potenciar la infraestructura pública, pero el problema que veo es que no se hace. Se les acaba llenando la boca de promesas que jamás se cumplen, por lo menos, por aquí! Y estando la situación como está…

    Un saludo

RSS feed Feed RSS para los comentarios a esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

Tu comentario:

Sobre Mí

    Soy Ismael Peña-López.

    Soy profesor de los Estudios de Derecho y de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya, e investigador en el Internet Interdisciplinary Institute y el eLearn Center de la misma. Durante 2014 también soy el Director del proyecto de Innovación Abierta de la Fundació Jaume Bofill.